Navarro enseña a perder al Real Madrid

stop

El Barça Regal frustra el récord de imbatibilidad de los de Pablo Laso en la Liga Endesa con 33 puntos de 'la Bomba' (96-89)

Navarro, y sus 33 puntos al Real Madrid

30 de diciembre de 2012 (21:08 CET)

Histórica, estratosférica, inolvidable. Juan Carlos Navarro agotó los calificativos para definir una actuación de 'MVP', de ésas que hacen afición. Los 33 puntos de 'la Bomba' (44 de valoración, con 12/13 en tiros de campo y 5/5 en triples) frenaron en seco a un Real Madrid que volvió a quedarse a las puertas de firmar el mejor arranque liguero de la historia. 

En un Palau que, esta vez sí, respondió a la altura de las circunstancias –cuánto mejor no le iría a la sección azulgrana si pudiese contar siempre con este ambiente, el Barça Regal recuperó su mejor versión, la que viene mostrando en la Euroliga, enterró los fantasmas y las dudas motivadas por sonrojantes derrotas como la sufrida hace once días frente al Blu:Sens Monbus, y mantuvo intactas sus opciones para disputar la Copa a solo dos partidos para el corte definitivo.

Duelo de pistoleros

Azulgranas y blancos no defraudaron. Y en una nueva edición de un derby navideño que ya comienza a convertirse en clásico brindaron un espectáculo baloncestístico de primer nivel. Justo lo que desde la ACB deseaban para reflotar las audiencias televisivas. Comenzó el partido fiel al guión previsto, es decir, con Navarro y Rudy inmersos en un duelo que se zanjó al término del primer cuarto con 10 puntos de 'la Bomba' por 12 del balear. Previamente, Pete Mickeal se había presentado como alternativa para oxigenar el ataque de los de Xavi Pascual, pero la ansiedad del estadounidense (traducida en dos faltas) le envió al banquillo antes de tiempo.

Pascual había optado por dar descanso también a Navarro, buscando nuevas fórmulas que colectivizaran el juego de su equipo. Pero ni Jasikevicius, ni Marcelinho eran capaces de suplir las bondades del internacional español. Justo a su regreso, el Real Madrid que encadenaba canastas en cada ataque gracias a una mejor circulación y a la aportación en la pintura de Reyes y Slaughter daba la vuelta al marcador y comenzaba a sentirse cómodo. El Barça no solo había desaprovechado la ausencia de Rudy en la pista, sino que se veía inmerso en uno de sus tan habituales cortocircuitos. Al margen de la debilidad en el rebote defensivo, los bases no repartían juego y el equipo comenzaba a obsesionarse con el lanzamiento exterior, el arma reservada a un Navarro que mantuvo con vida a los azulgrana en su momento más crítico, añadiendo a su recital inicial de penetraciones un acierto casi obsceno en el tiro. Lorbek se apuntó tímidamente a la fiesta de 'la Bomba' y gracias a un 8-2 de parcial –favorecido por la poca inspiración blanca desde el 4'60, los de Xavi Pascual recuperaron el control del electrónico antes del descanso (45-44).

Pornografía baloncestística


No comenzó bien el tercer cuarto. Dos pérdidas casi seguidas de Navarro hacían presagiar lo peor. Mickeal acudió al rescate, haciendo gala de la fortaleza mental que le caracteriza, y con siete puntos en la reanudación retrataba a un Carlos Suárez más que discreto. Tomic y Jawai reivindicaban el protagonismo en ataque de los jugadores interiores azulgrana mientras Navarro despejaba el temor a un posible final de su racha de aciertos. Dos triples más –uno de ellos estratosférico sobre la bocina- elevaban su cuenta hasta los 28 y, lo más importante, elevaban la renta del Barça a nueve puntos a solo diez minutos para el final (73-64). Otro triple, esta vez de Jasikevicius nada más empezar, hacía explotar a un Palau que se frotaba los ojos. El invencible Real Madrid estaba a punto de doblar la rodilla. Wallace se unió a la fiesta con otros dos triples que fijaron el climax en 15 puntos (81-66) y que dieron paso al último resquicio de remontada blanca.

Comandados por un espectacular Sergio Rodríguez (12 puntos en el último cuarto), los de Pablo Laso devolvieron la emoción al choque con un 5-15 de parcial que les situó a solo cinco puntos con casi cuatro minutos por delante (86-81). Entonces, volvió a aparecer Navarro. Justo cuando más se le necesitaba, con un triple pornográfico, frontal, desde ocho metros. De esos que te hacen mirar al suelo cuando recoges la bola y tienes que sacar de fondo mientras un "hoy no va a ser posible" te ronda por la cabeza. De esta forma, 'la Bomba' echó el cierre a un derby que hizo mortal al Real Madrid de Pablo Laso, y que hizo olvidar por momento las vergüenzas de un Barça que sigue dependiendo en demasía de su vieja guardia. De las dotes de gestión de su técnico dependerá el éxito o el fracaso de un proyecto en transición en el que los jóvenes fichajes, de momento, no tienen cabida.


Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad