Mourinho, ¡que tocaba hablar del Barça!