Mourinho desecha la cantera ante un Celta inofensivo

stop

El portugués apuesta por reconvertir a Essien en un partido resuelto por Higuaín y Cristiano Ronaldo

Mourinho, antes del partido de Liga ante el Celta | EFE

20 de octubre de 2012 (19:51 CET)

‘Igualito' que Vilanova con Montoya en el clásico de hace 15 días, José Mourinho prefirió reconvertir a un ‘colega' recién llegado que confiar en un defensa de la casa, ante las bajas de Marcelo, Arbeloa y Coentrao. Essien, el mediocampista que tiene un valor de mercado (24 millones de euros) parecido al de la totalidad de la plantilla del Celta (33,5 millones), dejó en el banquillo a Nacho, el hombre del filial por el que el club blanco podría percibir 1,5 millones. Termina contrato en verano. El resultado, con uno o con otro, hubiera sido el mismo (2-0).

El entrenador portugués eligió formar con Ramos y Essien en los laterales, y Pepe y Varane en el centro de la zaga. Tal vez para que se conozcan de cara al encuentro de Champions ante el Dortmund (ha perdido contra el Schalke, 1-2), en un grupo que tiene francamente encarrilado. Por lo demás, el partido de la octava jornada empezó sin historia, aunque con un Madrid más ‘tocón' que de costumbre, asociativo, menos vertical, con Özil, Kaká y Modric juntos sobre el césped, a pesar de que se relajó en exceso en el segundo acto. Higuaín, con fortuna, encarriló el duelo a los 11 minutos. Sentenció Ronaldo desde los once metros (67').

Innecesario en defensa, algo más activo en ataque

Preocupa el modelo de cantera del Real Madrid. Los medios jalean y vitorean la cantidad de debuts que ha forzado Mourinho. Por debut se entiende jugar los minutos de la basura y, con suerte, el partido de ida de la Copa ante un Segunda B. Continuidad, ninguna. Más grave es que el técnico prefiera jugar con un centrocampista reconvertido en feudo propio y ante el Celta para tapar las acometidas de Augusto Fernández, antes que con un chico de La Fábrica (Nacho ha jugado ya en Primera con Mourinho dos partidos, y otro de Copa). Lo dicho, ante la pasividad ofensiva de los vigueses, lo mismo daba jugar con Essien o con Nacho.

No en vano, hay que rentabilizar la llegada del ghanés, el hombre de los cerca de seis millones anuales (aunque está cedido y el Madrid sólo paga una parte de la ficha). Un modelo totalmente distinto al de Barcelona, que prefiere apostar por Montoya (un millón al año), tanto en el Camp Nou como en el Bernabéu, para cubrir a Cristiano Ronaldo que jugar con el fichaje más caro de la temporada (Song) y devolver a Adriano a su posición natural.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad