Mourinho cuestiona la motivación del equipo

stop

El técnico del Madrid dice que los jugadores estaban avisado pero recalca que su relación con la plantilla "no puede ser mejor"

El técnico portugués, en la rueda de prensa del lunes / EFE

17 de septiembre de 2012 (18:25 CET)

José Mourinho, entrenador del Madrid, ratificó su malestar con el rendimiento del equipo. En la rueda de prensa previa al partido de la Champions contra el Manchester City (20.45 horas, La 1), el portugués se autoinculpó por el mal inicio en la Liga, pero, sin citar nombres, cuestionó la profesionalidad de algunos futbolistas.

"La Champions me motiva tanto como la Liga y el Manchester City, tanto como el Getafe. La motivación es algo intrínseco a mi trabajo y al de todo el equipo. Si no no fuera así, algo va mal. Hay que cambiar las prioridades en la vida privada y profesional", manifestó Mourinho, convencido de que el Madrid exhibirá su mejor imagen ante el Manchester City: "Mi convicción es que tendremos equipo, un equipo compacto y solidario".

Pocos cambios

Mourinho desveló que no piensa introducir muchos cambios respecto al equipo que perdió en Sevilla. Y quiso remarcar que ya había mostrado su descontento con algunos jugadores "antes del partido" del Pizjuán. "Mis declaraciones no se pueden considerar una crítica, sino una convicción que reafirmo. El responsable principal soy yo porque no he sido capaz de tener a la gente tensionada y motivada. La culpa es mía", remarcó el técnico blanco.

"La relación con la plantilla no puede ser mejor", prosiguió Mourinho. "En mis equipos ganamos todos y cuando perdemos, el primer responsable soy yo", añadió el entrenador del Madrid, que también se mostró muy crítico con el calendario internacional. Especialmente, por los partidos amistosos de selecciones que se disputaron a mediados de agosto en todo el mundo: "La pretemporada fue interrumpida por lo que todos consideramos una aberración, que existe en el calendario y que afecta a todos los clubes grandes. No es una excusa porque todos sabíamos que iba a pasar. En la última reunión de la UEFA, de puertas abiertas, todos los entrenadores criticaban, pero cuando se cerraron sólo yo dije que era una aberración".

Mourinho tensó un poco más la cuerda. No eludió responsabilidades, pero, sibilinamente, reiteró que no está contento con el rendimiento y el compromiso de algunos jugadores. Este martes, en el Bernabéu, la afición juzgará a todos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad