Morata mantiene al Madrid con vida en la Liga

stop

Un tanto del canterano a falta de cinco minutos permite al equipo blanco dormir a ocho puntos del Barça

El equipo celebra el tanto de Cristiano, con el ojo dañado | EFE

11 de noviembre de 2012 (23:20 CET)

Sin oportunidades. Relegada a un segundo o tercer lugar. Pero cumpliendo siempre, paso a paso. El destino es caprichoso y ha querido que sea la cantera la que mantenga al Madrid con vida en Liga una semana más, después de los palos de que le ha lanzado Mourinho a los integrantes de La Fábrica en los últimos días. Morata, suplente, dio el triunfo a los merengues en casa del Levante (1-2). Y, de paso, le dio a su técnico la primera victoria en la competición doméstica en el Ciutat de València. Se mantiene la distancia con el Barcelona, ocho puntos.

El Madrid se presentó sin Higuaín ni Benzema, lesionados, y Mourinho estuvo a punto de quedarse sin su '9' de circunstancias en el primer minuto. Ronaldo, que terminó en el banquillo en el descanso con problemas en el ojo, dejó a su equipo con diez durante los primeros diez minutos tras un codazo de David Navarro (salió impune de la jugada). Eso no impidió que el portugués estrenara el marcador en un campo totalmenta anegado (m. 21) y que dificultó muchísimo el juego de contrataque del Madrid. El balón no corría.

Los inventos de Mourinho

La única alternativa era jugar por arriba y confiar en las jugadas a balón parado. Así llegó el tanto de Ronaldo, tras una falta botada por Xabi Alonso, y el de Morata, también a pase del tolosarra (m. 84). No en vano, la imagen de la celebración del joven delantero dará que hablar: ante el desprecio de Mourinho con la cantera (a pesar de que dice que Morata está en el primer equipo gracias a él, y razón no le falta), el '29' celebró el gol con Nacho y Adán. Fue el primer balón que tocó, por arriba, debido a que Mou prefirió hacer mil probaturas antes de confiar en él. Fue la última bala del portugués, y le salió bien. Porque el propio Alonso, estrella mundial, marró un penalti en la segunda mitad. Mejor dicho, se lo detuvo Munúa, centrado y a media altura.

Con todo, el hombre del partido no fue ni el portero azulgrana, ni Alonso, ni el ojo de Ronaldo. Ni siquiera Muñiz Fernández, que puso en los once metros una falta que Callejón recibió fuera del área. En el límite, pero fuera de la línea. El 'man of the match' fue Morata, quien enmendó el terrible rompecabezas de su entrenador, que cambió de sistema hasta en cuatro ocasiones con tal de suplir la baja de Cristiano e intentar jugar a algo sobre el agua. Tal vez el gran error del de Setúbal fue retirar a su compatriota e introducir a Albiol al lado de Essien y Alonso. Los fallos del valenciano, que terminó de lateral, a punto estuvieron de costarle la derrota al Madrid. Solo Ángel mantuvo al equipo blanco en la UCI durante 25 minutos con su gol en la reanudación (m. 62).

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad