Montoya se pone en venta

stop

El representante del jugador, tasado en 12 millones, comunica al Barça que buscan una salida de cara al mercado de invierno

Cristiano y Montoya, durante el Barça-Madrid | EFE

11 de diciembre de 2014 (20:55 CET)

Martín Montoya se ha puesto en venta. El lateral derecho del FC Barcelona, relegado al ostracismo por Luis Enrique, ha decidido forzar su salida del club al precio que sea. El representante del futbolista, Juan de Dios Carrasco, ha enviado un comunicado al Barça en el que anuncia la "decisión única" de Montoya de ser traspasado en el próximo mercado de invierno, que se abre el 1 de enero.

Era un secreto a voces que se acabó de confirmar este miércoles, cuando Luis Enrique prescindió tanto de Montoya como de Douglas para el partido contra el PSG, estando Dani Alves sancionado sin poder jugar. Ni siquiera fueron convocados. Esta decisión ha sido el detonante definitivo que ha forzado al jugador y su representante a solicitar la salida inmediata del club. El Barça tiene la última palabra.

Cláusula de 20 millones

El motivo por el que Montoya no cuenta con la confianza de Luis Enrique es un enigma. Y más, teniendo en cuenta las buenas palabras que el técnico asturiano le dedica siempre que le preguntan por él. Sin embargo, en su última comparecencia de prensa, 'Lucho' no quiso descartar su marcha: "Tomaremos una decisión en función de la resolución del TAS sobre la sanción de la FIFA".

El resultado del conflicto se conocerá este mes, pero Montoya no está dispuesto a esperar. Ha perdido la paciencia. El jugador formado en la cantera, vecino de Viladecans, se siente deportivamente despreciado y entiende que para su buena proyección profesional tiene que contar con más minutos. Montoya tiene contrato en vigor hasta 2018 y su cláusula de rescisión es de 20 millones de euros.

Problemas de representantes

El valor de Montoya en el mercado es de 12 millones, cantidad por la que el Barça aceptaría encantado desprenderse del lateral. Sin embargo, es más que improbable que cualquier club la pague teniendo en cuenta la tensa situación que se ha originado. El Barça podría retenerlo, pero los entendidos en fútbol suelen decir que nunca se puede retener a un jugador en contra de su voluntad. Acabaría peor. 

Algunos medios de comunicación apuntan que el cambio de representante ha jugado en contra de Montoya. Antes de estar con Carrasco, el abogado que se encargaba de gestionar el futuro deportivo del jugador era Josep María Orobitg, representante de Pep Guardiola, entre otros. Orobitg tiene una influencia y entendimiento con el Barça que, según cuentan, no tiene el agente actual de Montoya.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad