Mickeal y Jawai consuman su venganza contra unos Mavericks sin Nowitzki

stop

Los dos extracomunitarios contribuyen a derrotar al equipo con el que no llegaron a debutar en una gran actuación de Navarro

Pete Mickeal fuerza una penetración a canasta defendido por Shawn Marion | EFE

10 de octubre de 2012 (01:16 CET)

El Barça Regal repitió la gesta de hace dos años. Entonces, los hombres de Xavi Pascual se impusieron a Los Ángeles Lakers de Pau Gasol y Kobe Bryant (92-88) con actuaciones sobresalientes de Pete Mickeal y Juan Carlos Navarro. Este martes, la historia fue prácticamente idéntica. Los dos veteranos jugadores se volvieron a vestir de 'jugones' y, con 19 puntos cada uno, brindaron un contundente triunfo contra los Mavericks de Dallas (99-85). 

El partido, algo descafeinado, siempre fue del Barça. Los azulgranas ganaron el primer cuarto (21-19) y llegaron con igual ventaja a la media parte (42-40). El tercer acto fue el de la sentencia, y se cerró con un potente mate de Jawai a pase de Jasikevicius para poner el luminoso 18 puntos arriba (74-56). En el último periodo fueron decisivos los puntos de Mickeal y los dos triples consecutivos de Navarro al final, que dejaron al equipo a un paso de los 100 puntos (99-85). De este modo, Mickeal y Jawai pudieron consumar su particular venganza contra la franquicia norteamericana. Ambos jugadores, el primero en 2000 y el segundo en 2009, pertenecieron formalmente a los Mavericks. Sin embargo, ninguno de los dos llegó a debutar de forma oficial con el conjunto de Dallas, que los utilizó como moneda de cambio.

Tres victorias contra equipos NBA


La peor noticia fue la ausencia de la gran estrella alemana de la NBA, Dirk Nowitzki, que causó baja de última hora por unas molestias en su rodilla. Una desilusión para el aficionado azulgrana que acudió al Palau Sant Jordi para poder ver en acción a uno de los mejores jugadores de baloncesto del mundo. A la postre, se vio compensado por la meritoria victoria del cuadro dirigido por Xavi Pascual. Sin duda, la ausencia del ala-pívot ayudó a conseguir el triunfo, y ya van tres contra equipos NBA (Sixers en 2006, Lakers en 2010 y ahora Mavericks).

El Palau Sant Jordi presentó una entrada espectacular, ya que se agotaron todas las localidades disponibles (el estadio tiene capacidad para 16.500 personas, más del doble que el Palau Blaugrana). El ambiente eufórico se vio acompañado de gritos de "independencia" en algunas fases del partido, igual que ocurrió en el Camp Nou el día del clásico. Antes se hicieron diversos espectáculos al más puro estilo americano, con las cheerleaders de los Mavericks y las del Barça, así como con las mascotas del NBA Europe Live Tour. En definitiva, una tarde-noche de diversión que no puede verse muy a menudo y que tiene que ayudar al equipo de Xavi Pascual a recuperar las buenas sensaciones sobre la pista. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad