Mestre y Soler cogen el timón del Barça

stop

La dirección general del club tendrá dos figuras destacadas hasta el final del mandato de Bartomeu, en 2016, tras la destitución de Rossich

Nacho Mestre y Albert Soler

22 de diciembre de 2014 (22:22 CET)

Ignacio Mestre y Albert Soler toman las riendas del FC Barcelona hasta el final del mandato del presidente, Josep Maria Bartomeu, en 2016. La dirección general del club tendrá dos figuras destacadas tras la rescisión del contrato de Antonio Rossich.

Mestre será el director general y coordinará todas las parcelas a excepción de las deportivas. Éstas y presidencia recaen en manos de su adjunto, Soler. Los dos tienen buena sintonía, como demostraron en la comida de Navidad con los medios de comunicación. Ambos entraron en el club entre mayo y junio por petición expresa de Bartomeu. El presidente hace el Barça a medida para acometer el final del mandato y la posible reelección.

La creación del Gabinete de presidencia, en el que trabajarán Bartomeu, Mestre, Soler y el director de comunicación, Albert Montagut, es la otra gran novedad de las aprobadas en junta directiva este lunes.

Expansión comercial

El Barça, por otra parte, ha renovado el acuerdo con Audi hasta 2018. La junta directiva, además, ha decidido la apertura de una oficina comercial en Nueva York para buscar patrocinadores y otros acuerdos comerciales, de digital y media. El éxito del despacho de Hong Kong ha dado pie a conquistar ahora las Américas.

En el marco del acuerdo con Qatar Sports Investments, el Barça se ha comprometido a disputar un encuentro amistoso en el emirato el 4 de febrero. El rival todavía está por decidir. El 2015, además, será el Año Suñol, 12 meses de homenaje al expresidente Josep Suñol i Garriga (1935-36), ejecutado en 1936.

Finalmente, el club invertirá 1,3 millones de euros en reformas patrimoniales: el acceso al aparcamiento de la Ciutat Esportiva, la ampliación de la valla perimetral del futuro campo Tito Vilanova, la creación de un circuito de recuperación para el primer equipo, la creación de un plató de televisión en la Ciutat Esportiva, la rehabilitación de la fachada interior del Picadero y el mantenimiento ofimático y de los servidores.