Messi: "Pensé que era la última oportunidad en mucho tiempo"

stop

El delantero del Barça temió que el golpe que sufrió en la rodilla izquierda contra el Benfica fue una lesión grave

Leo Messi se retira en camilla en el Camp Nou | EFE

06 de diciembre de 2012 (15:41 CET)

Leo Messi, delantero del Barça, ha reconocido este jueves que tuvo malas sensaciones tras el fuerte golpe que recibió en la rodilla izquierda y que le impidió terminar el partido de Copa que su equipo disputó contra el Benfica.

"Pensé en que era la última oportunidad por mucho tiempo. A pesar del dolor que sentía intenté pegarle", declaró el astro argentino en un acto de Turkish Airlines, patrocinador del Barça y del que el delantero es nuevo embajador.

Retirado en camilla

Messi desveló sus pensamientos en el momento en el que fue retirado del campo en camilla. "Cuando recibí el impacto no pensé en nada, sólo en el dolor que sentía. Cuando iba en la camilla pensé lo peor, en estar mucho tiempo fuera de la cancha. Cuando llegué al vestuario y los doctores me miraron y descartaron una lesión de gravedad me quedé mucho más tranquilo", explicó el futbolista del Barça.

"No sé si estaré el domingo, depende de cómo evolucione. Me encuentro bien, por suerte sólo fue un golpe", indicó antes de negar que Tito Vilanova haya corrido riesgos sacándolo en un partido intrascendente como el del miércoles. "Cada vez que entramos a una cancha corremos el riesgo de poder lesionarnos y de que pase algo. En los cuatro años de Guardiola siempre fue así. Cuando no nos jugábamos mucho no venía jugando, y ahora es de la misma manera. Mientras me lo permita Tito iré jugando", afirmó el considerado mejor jugador del mundo.

El récord no le obsesiona

Messi quiso restar importancia a la tensión que supuso su posible lesión de gravedad en el entorno azulgrana. "En ese momento no sentí ni escuché nada, sólo pensaba en el gol, en la rodilla, en lo que podía llegar a ser. Tengo que agradecer el cariño de toda la gente del Barcelona, sabía de esto, pero sentirlo me pone muy feliz. Aprovecho para agradecer todos los mensajes y llamadas que recibí apenas me lesioné. Me llamaron de muchos lados y agradezco el apoyo", aseguró.

El jugador argentino también habló del récord de Müller, que marcó 85 goles en un año, y que igualará cuando marque un tanto más: "No es una obsesión superar el récord. Los compañeros me dijeron que me iban a ayudar y todos los goles fueron ayuda de ellos. No estoy preocupado. Sería algo muy lindo, por estadística, porque hace muchísimos años ya de ese récord. Ojalá dure, si lo hago, muchos años, como duró el de Müller. Estamos cerquita, lo vamos a intentar". "Mis objetivos siguen siendo los mismos: seguir creciendo, ganando cosas con mi equipo y con la selección argentina y conseguir los máximos títulos posibles. El vestuario está con ganas de seguir consiguiendo cosas", añadió Messi.

No contesta a Mourinho

Messi, en cambio, no quiso analizar la posibilidad de ganar su cuarto Balón de Oro ni a las declaraciones del técnico del Real Madrid, José Mourinho, que insinuó que la decisión ya está tomada de antemano. "La decisión es el siete de enero", dijo conciso.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad