Messi, Luis Enrique y Bartomeu, los protagonistas de la 23ª Liga del Barça

stop

Los goles del argentino, el carácter competitivo del técnico y el adelantamiento electoral del presidente definen la metamorfosis azulgrana

Leo Messi, Luis Enrique y Bartomeu

17 de mayo de 2015 (23:32 CET)

Leo Messi, enrabietado tras dos malos años, lideró la metamorfosis del Barça y selló la 23ª Liga de la primera institución deportiva de Cataluña. El astro argentino ha sido la estrella que ha iluminado a un club que hace cuatro meses y medio vivía en las tinieblas, para desesperación de Josep Maria Bartomeu y malestar de Luis Enrique. El técnico estuvo al borde del despido, pero su carácter competitivo impregnó a un equipo que recuperó la ambición tras desconectarse la pasada temporada. El presidente, mientras, encontró la solución de sus problemas al anunciar la convocatoria de elecciones anticipadas. Todavía no hay fecha.

Bartomeu, pitado el día que el Camp Nou proyectó un vídeo de agradecimiento a Leo Messi por su récord goleador en la Liga, es ahora el gran favorito para ganar unas elecciones que se convocarán después de la final de Berlín. En la capital de Alemania, el Barça puede cerrar un curso magnífico. Por segunda vez en su historia, puede conquistar Liga, Copa y Champions en una misma temporada. Hasta ahora sólo lo ha conseguido Pep Guardiola, la penúltima víctima del grupo azulgrana.

¿Bartomeu contra Laporta?

El triplete es el mejor aval para Bartomeu. Las acciones del presidente se disparan en la misma medida que se apaga Laporta. Del abogado barcelonés nada se sabe. El ex presidente del Barça sigue sin desvelar si presentará o no una candidatura. Sí optarán por la presidencia Agustí Benedito, Jordi Majó y Jordi Farré, y los socios esperan a Toni Freixa, el anterior portavoz de la junta directiva que ha perdido su cuota de poder tras la salida en falso del club de Sandro Rosell.

Bartomeu, hoy, sólo teme los daños colaterales derivados del opaco fichaje de Neymar, muy mal gestionado por Rosell. El caso también ha salpicado al actual presidente.

Máximo poder

El futuro de Luis Enrique también ocupa, y preocupa, al barcelonismo. El técnico tiene contrato hasta junio de 2016, pero sigue muy dolido con Bartomeu desde el día que el presidente se posicionó a favor de Messi cuando chocaron los dos trenes del vestuario. En los últimos días ha mejorado su sintonía con el crack argentino, pero Luis Enrique exigirá el máximo poder para cumplir su compromiso.

El Barça, tras dos temporadas muy agitadas, necesita un poco de tranquilidad. El título de Liga maquilla pero no soluciona los problemas deportivos de la entidad, sobre todo en las categorías inferiores. El club necesita un nuevo director deportivo (plaza no cubierta tras la destitución de Andoni Zubizarreta) para redefinir su modelo.

Qatar o un nuevo acuerdo

Más tranquilas parecen las cuentas del club. El Barça ingresará esta temporada más de 500 millones de euros y los éxitos deportivos son el mejor estímulo para mejorar algunos contratos de patrocinio. A la espera de reabrir negociaciones con Nike, la próxima junta directiva deberá decidir si renueva su compromiso con Qatar o cambia de marca comercial. Ahí radica su margen de crecimiento porque, con suerte, en el futuro podrá mantener sus ingresos procedentes de la televisión.