Messi irá a juicio a menos que alcance un acuerdo con Hacienda

El juez Manuel Alcover dicta el auto de apertura del juicio oral contra el astro argentino y su padre

Fotografía: Messi irá a juicio a menos que alcance un acuerdo con Hacienda
Fotografía: Messi irá a juicio a menos que alcance un acuerdo con Hacienda

Leo Messi está muy cerca de sentarse en el banquillo de los acusados. El delantero del FC Barcelona irá a juicio por fraude fiscal a menos que alcance un acuerdo con el Abogado del Estado Mario Maza, que representa los intereses de Hacienda. La Abogacía del Estado –cuyo máximo exponente es Marta Silva, Abogada General del Estado y ex secretaria de la junta directiva del Real Madrid– pide una pena de 22 meses de prisión tanto para Messi como para su padre, Jorge Horacio.

Llegados a este punto, y tras el auto de apertura de juicio oral dictado en fecha 7 de octubre por el juez Manuel Alcover (juzgado de instrucción número 3 de Gavà), la única opción de Messi para evitar el banquillo de los acusados es alcanzar un acuerdo con Hacienda. Tiene a su favor al Ministerio Fiscal, representado por Raquel Amado, quién exculpó al astro argentino de los cargos y solo mantiene la acusación contra su padre, para quien pide 18 meses de cárcel.

El problema es que, tras dos años inmersos en una mediática fase de instrucción, no parece que vaya a ser tarea fácil para Messi contentar a la Abogacía del Estado. El futbolista ya ha puesto de su parte para reparar el daño, abonando la cuota defraudada (4,1 millones de euros) más los intereses (900.000 euros) a Hacienda. Asimismo, ha colaborado pagando dinero correspondiente a los años 2010, 2011, 2012 y 2013, ninguno de ellos objeto de la querella criminal que le llevará a juicio.

La disyuntiva de Messi: ¿Juicio o antecedentes?

El Abogado del Estado, probablemente, no parará hasta que Messi acepte asumir una pena de prisión. Si quiere evitar el juicio, con todo el acoso mediático que ello supondría, la única salida que le queda es pactar con el fisco y acogerse voluntariamente a una pena mínima de cárcel. Una condena que no llegaría a cumplirse y que podría comportar cuatro meses de prisión que serían suspendidos. Eso sí, mancharían su historial de antecedentes penales.

El abogado Raimon Tomàs, del despacho Martínez de Dalmases & Arderiu Advocats, explica en declaraciones a GOL que el cumplimiento de tres requisitos pueden evitar que un condenado a prisión acabe entre rejas: «Si la pena es inferior a dos años, el condenado no tiene antecedentes penales y paga la responsabilidad civil, el juez tiene la facultad –voluntaria– de suspender la pena de suspender la pena condicionada a que la persona no vuelva a delinquir en un período de tiempo determinado».

Cuenta atrás para negociar

Como la pena que pide el Abogado del Estado para Messi también es inferior a dos años, en el supuesto de ir a juicio y ser finalmente condenado, el futbolista también estaría a salvo de entrar en prisión casi con total probabilidad. Sin embargo, en estos momentos, ir a juicio es la única forma que tiene para demostrar su inocencia.

El abogado de Messi, Enrique Bacigalupo, tiene 10 días para presentar el escrito de defensa, cosa que ya no puede evitar la apertura de juicio oral, contra cuyo auto no cabe recurso. Una vez presentado el escrito de defensa, el caso irá a parar a los juzgados de lo penal de Vilanova i la Geltrú, donde se encargarán de poner fecha para el juicio. Ese lapso de tiempo es el que tendrá Messi para decidir si busca un pacto con Hacienda o asume las consecuencias de ir a juicio.  

CONSULTE AQUÍ EL AUTO DE APERTURA DEL JUICIO ORAL