Messi ingresa 400.000 euros por cada gol con el Barça

stop

El argentino cierra 2012, su mejor año, con más récords y 79 dianas con la camiseta azulgrana

Messi celebra un gol ante el Betis con la camiseta de la pasada temporada que patrocinaba Qatar Foundation

26 de diciembre de 2012 (18:59 CET)

‘Messi' es la única palabra capaz de definir al pequeño gran monstruo futbolístico del siglo XXI. No existe otra. El argentino cierra su mejor año, 2012, con 91 dianas. Posiblemente, el récord de todos los tiempos con el permiso del desconocido Chitalu. De ellos, 79 los ha metido con el Barça, el club que le dio una oportunidad pese a que Joan Gaspart dudaba de su incorporación por la situación convulsa que atravesaba la entidad. Haciendo números, el Barça ha hecho un desembolso de unos 800.000 euros por cada gol del argentino con la camiseta ‘blaugrana'. 

Leo Messi, antes de la revisión de contrato, ingresaba alrededor de 16 millones de euros netos al año, entre ficha y variables. Con la fiscalidad actual, el Barcelona debe abonar algo más del doble para complacer al argentino. Esto es, unos 32 millones de euros anuales, que divididos entre los 79 tantos de Messi, suponen una inversión de 800.000 euros para el ‘10': 400.000 para él y 400.000 para el erario público. Sin contar los gastos logísticos. Posiblemente, sean las dianas más baratas de la historia de Messi. Pero con el nuevo contrato se asegura que cada gol signifique un cero más en su cuenta.

El retorno

Por otro lado, hay que tener en cuenta el coste real que le supone Messi a la entidad. La presencia del argentino ayuda a vender entradas y, seguro, obtener mejores patrocinadores. Messi, por ejemplo, es la imagen del último anuncio de Turkish Airlines.

Lo mismo ocurre con el beneficio obtenido por ventas de camisetas. El Barcelona y Nike se muestran reacios a la hora de ofrecer datos. No obstante, según ha podido saber Diario Gol el ente azulgrana vende más de 1,1 millones de prendas al año. La mayoría, de Messi, con el permiso de David Villa y de Andrés Iniesta. Sin duda, un negocio redondo para todas las partes implicadas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad