Messi, dispuesto a pagar

stop

El delantero busca una salida rápida a su lío con Hacienda. La deuda equivale, apenas, a un mes de trabajo

Leo Messi, señalado por un láser | Archivo

21 de junio de 2013 (00:47 CET)

Messi está dispuesto a pagar y cuanto antes. El jugador estrella del FC Barcelona, que factura unos 15 millones de euros anuales por su salario como delantero del Barça y otros 22 millones por derechos de imagen, no quiere que la cantidad que le reclama la Fiscalía, unos 4 millones de euros, termine por manchar su brillante carrera profesional.

Los abogados del deportista mostraron el jueves su disposición de cooperar con Hacienda para aclarar "la disparidad de criterios" aflorada en el juicio al que se tendrá que someter para defenderse de los tres delitos contra la Hacienda Pública de los que se le acusa. Messi y su padre, Jorge Horacio Messi, tendrán que declarar como imputados el próximo 17 de septiembre ante el Juzgado de Gavà (Barcelona) que instruye el caso.

"Nuestro cliente pagará las cantidades que finalmente se determinen", aseguraron los abogados del jugador en un comunicado hecho público este jueves, aunque están convencidos de que Messi canceló los impuestos que le correspondían durante los años 2007, 2008 y 2009.

"Indefensión mediática"

El entorno de la estrella del Barcelona ha mostrado una profunda preocupación por los perjuicios a la imagen del futbolista que ocasionará el juicio. "Confiamos en que la investigación judicial pueda resolver en el menor tiempo posible la cuestión", asegura el comunicado de los abogados que remarca la situación de "indefensión mediática" a la que está expuesto el jugador.

La reacción del entorno del delantero luce pragmática. Messi no tendrá que hacer demasiados esfuerzos para resolver el conflicto abierto con Hacienda. Los 4 millones de euros reclamados son el equivalente a un mes de trabajo del jugador, sin contar los intereses de mora. La familia ha conversado con los asesores fiscales que les han transmitido tranquilidad, según explicó el propio Sandro Rosell.

¿Quedará manchada la marca Barça?

En la directiva del Barça tampoco han vivido demasiados sobresaltos y el asunto no parece quitarles el sueño. "Ya ha habido casos de otros deportistas como Valentino Rossi y Rafa Nadal. En el Barça también tuvimos el caso de Luis Enrique", explica un alto cargo del club. "No hemos recibido ninguna preocupación en este sentido. Seguramente no tendrá mayor trascendencia", agrega.

Cuando iba a la escuela, Messi no hablaba directamente ni con su maestra ni sus compañeros de clase. Utilizaba a una niña para que le hiciese de intérprete. Algo similar hizo en la Masía cuando tardó más de un año para comunicarse con el resto de sus compañeros. Siempre introvertido y necesitado de terceros para relacionarse con los demás, Messi ha confiado la administración de su fortuna a su padre y su hermano mayor, Rodrigo.

Ahora, serán ellos, más que el propio futbolista, quienes tendrán que explicar las operaciones de la estructura empresarial en paraísos fiscales que, supuestamente, erigieron para evadir impuestos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad