Messi desmonta al Bayern de Guardiola

stop

El mejor Barça del curso ofrece un despliegue físico total para batir el muro infranquable de Neuer

Leo Messi lidera la victoria sobre el Bayern de Pep Guardiola | EFE

06 de mayo de 2015 (22:53 CET)

 Apoteósico. Leo Messi lo volvió a hacer. El 10 del FC Barcelona se exhibió en la ida de las semifinales de la Champions y desmontó el engranaje del Bayern de Pep Guardiola (3-0) en un partido que quedará en la retina de los miles de espectadores que tuvieron la fortuna de disfrutar del gran espectáculo que puede llegar a ser el fútbol.   

Fue un duelo de titanes donde tanto la escuadra de Luis Enrique como el cuadro de Guardiola hicieron un despliegue físico absoluto. Intensidad a raudales, presión y perfectos engranajes de juego colectivo cincelados con brillantes acciones individuales compusieron el guión del primer tiempo. No hubo goles, pero el Barça tuvo tres ocasiones claras por una del Bayern.

En el segundo tiempo menguaron paulatinamente las fuerzas, que no las intenciones. Manuel Neuer, el mejor portero del mundo, sacó un uno contra uno claro a Luis Suárez en el primer tiempo. En el segundo acto hizo lo propio con Neymar. Y Messi no conseguía crear ocasiones manifiestas de gol. Absoluto partícipe del juego azulgrana, el argentino deleitó con jugadas individuales de genio, pero sufrió un agresivo marcaje que no le permitía encarar al portero.

Minuto 77: se acabó la paciencia

Hasta que que dijo basta. En el minuto 77, La Pulga aprovechó una pérdida de balón del Bayern para sacar a relucir toda su osadía. El astro realizó un golpeo seco y endiablado que se coló por el palo corto de Neuer, que entró en cólera tras ser batido. Tres minutos después, volvió a aparecer. Recogió un balón, rompió a Boateng con una doble finta y levantó el esférico por encima del guardameta alemán, totalmente desarmado. Neymar, a la contra, puso la puntilla en el tiempo de prolongación y superó por tercera vez a Neuer colando el balón por debajo de sus piernas.

Messi batió en un solo día al portero al que nunca había marcado, se quitó la espina de no haber anotado todavía en el Camp Nou durante unas semifinales de la Champions y superó al equipo de su exitoso ex entrenador. También fue la venganza perfecta del propio Messi y de Neymar a nivel de selecciones, ambos eliminados por Alemania en el Mundial de Brasil. La vuelta se jugará en el Allianz Arena el próximo martes.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad