¿Messi desafía a los hinchas del Barça que cantan a Luis Enrique?

stop

El delantero argentino manda besos ficticios hacia un sector del gol sur tras marcar el tercer gol de la victoria sobre el Elche 

Messi manda besos al sector de la grada que corea el nombre de Luis Enrique en el Camp Nou | EFE

08 de enero de 2015 (23:10 CET)

Leo Messi sigue en modo rebelde. El chico bueno del Barça, Balón de Oro durante cuatro años seguidos, ha roto con la imagen que siempre había transmitido al exterior. Desafiante, Messi ya no admite que nadie vaya en su contra y le mantiene el pulso a Luis Enrique Martínez, que le lleva al límite con el objetivo de recuperar su versión más letal sobre la cancha.

En un estadio medio vacío, con 27.099 espectadores, el Barça-Elche solamente sirvió para prolongar una guerra abierta que se forjó durante las Navidades y explotó en Anoeta. Un sector de aficionados del gol sur empezó a cantar el nombre de Luis Enrique mediado el segundo tiempo, como hacen en cada partido. Ello ocasionó una respuesta, aparentemente negativa, de un sector más amplio de la grada, que coreó con fuerza el nombre de Messi.

Lo que surgió como unos cánticos habituales y, probablemente, inofensivos a favor de Lucho se convirtió en un arma de doble filo que removió los sentimientos más indescifrables de Messi. El argentino, tras marcar de penalti el tercer gol del Barça ('46) –antes habían marcado Neymar ('35) y Luis Suárez ('40)– se dirigió al sector de la grada que coreó el nombre del entrenador y le mandó un abanico de besos ficticios. En seguida, fue rodeado por sus compañeros, que le abrazaron.

Debate abierto

En un primer momento, parecía que podía ser un gesto desfiante hacia el sector que cantaba coreaba "Luis Enrique, Luis Enrique", cosa que se entendió en alguna emisora de radio como Rac1. Sin embargo, otras interpretaciones apuntan a que se trataba de una dedicatoria de Messi a la afición del Barça. El debate está abierto. 

Ya en el segundo tiempo, con un resultado de 5-0 tras los goles de Jordi Alba ('56) y Neymar ('60), volvieron a repetirse los cánticos en honor a Luis Enrique desde el gol sur, que volvieron a ser contestados con pitidos desde otros sectores del campo. Acto seguido, el mismo sector que gritaba "Luis Enrique", empezó a corear el nombre de Messi, como síntoma de unión y, en ese momento, toda la afición se unió unánime a los gritos de "Messi, Messi". Se respira tensión, pero puede reconducirse. 

El Barça ganó sin problemas el partido, aunque tardó en marcar, y sentencia el pase a los cuartos de Copa del Rey a falta de jugar el partido de vuelta en Elche. El rival del Barça en cuartos será el ganador del derbi madrileño entre Atlético y Real Madrid, de momento decantado hacia los rojiblancos