Messi confirma la recuperación del Barça para desesperación de Ronaldo

stop

El 'crack' azulgrana suma dos goles y dos asistencias más en la Liga para tumbar al Elche (0-6), mientras Cristiano termina expulsado y de vacío

Messi golea en Elche; Cristiano, expulsado en Córdoba

24 de enero de 2015 (20:21 CET)

El mejor Barça está de vuelta. Desde que estalló la gran crisis en el club y en el vestuario –la derrota ante la Real Sociedad, el 17 de enero—, el equipo azulgrana sólo conoce la victoria. Y sólo ha encajado dos goles en estos seis partidos (tres de Liga, tres de Copa). La recuperación de los azulgrana coincide con el resurgir de su estrella, Leo Messi, que ha firmado un pacto de no agresión con Luis Enrique hasta final de temporada. Desde que el presidente, Bartomeu, ha puesto el club en sus manos. En Elche, la Pulga ha sumado dos goles y dos asistencias más a la colección, mientras CR7 estará un par de jornadas sin jugar, expulsado por impotencia en Córdoba.

El Barça ha dominado el partido en Elche de inicio a fin (0-6). Los ilicitanos, muy agresivos, han retrasado el buen juego de los azulgrana. Hasta que Gerard Piqué, que iguala su mejor registro goleador en Primera (tres), en una acción de pillería, ha batido a Tyton (35'). Asistencia de Xavi a balón parado. La expulsión de Fajr, justo después de que Messi anotara el 0-2 desde los once metros (55'), ha sido decisiva para el devenir del duelo y para el despertar de Leo y Neymar.

Todos participan

En dos acciones casi consecutivas, el argentino ha asistido a su compañero brasileño para cerrar el partido (69' y 71'). Pero Messi quería más. Sabía que CR7 había sido expulsado en Córdoba, que estará por lo menos dos jornadas sin jugar, y que es el momento de recortar distancias en la tabla de goleadores. En el 88', a pase de Bartra, el 10 ha logrado la manita, su gol 21 en Liga. Ya está a siete de Cristiano y, conociéndole, es capaz de igualar el registro del portugués (28) en los dos próximos encuentros. Faltaba el gol de Pedro (90' 3'), asistido por Neymar.

Cristiano, como el Madrid, está desquiciado en los últimos encuentros. Atrás ha quedado el registro casi inigualable de triunfos consecutivos y el juego de toque y contraataque de los pupilos de Ancelotti. Hay dudas en la Casa Blanca, pero el equipo mantiene una pizca de suerte. Sin ir más lejos, el árbitro del partido en el feudo cordobesista, ha obviado en acta que la patada de CR7 sin balón de por medio era una agresión. Este matiz puede ahorrarle uno o dos partidos de castigo al goleador, que ha pedido disculpas en Twitter por su acto "irreflexivo".

Desquiciado

"Puede que Messi ayude a mi motivación, y yo en la suya". Son palabras de Ronaldo días después de ganar el tercer balón de oro. En las últimas fechas, el buen momento del azulgrana parece que incomoda al astro madridista en lugar de causarle un estímulo positivo. Leo, bajo ningún concepto, quiere que Cristiano sume los mismos balones dorados que él.