Messi atiende a la UEFA tres días después de negarse a hablar para el Barça

stop

El crack manda otro mensaje claro a la directiva del club, tras rechazar las peticiones del departamento de comunicación el día que superó a Zarra

Leo Messi muestra el balón del 'hat trick' contra el Apoel, tras batir el récord de goles de Raúl en Europa

26 de noviembre de 2014 (02:45 CET)

Leo Messi hace lo que quiere y habla con quien quiere. No importa que el club cediese a sus elevadas pretensiones económicas este verano y le diese un sueldo de 20 millones de euros netos (40 millones brutos) anuales. El astro argentino demostró este martes que está por encima de todo y de todos al aceptar atender a los medios de comunicación de la UEFA, como marca el protocolo. Tan solo tres días atrás se negó a atender a los del Barça, el club que le paga.

La ley de Messi es difícil de discutir, pues cuenta con toda la hinchada del Barça a su favor. Sin embargo, el delantero tuvo un gesto reprobable este sábado, al negarse a atender al departamento de comunicación del Barça cuando le pidió que compareciese ante los medios de comunicación. Si bien es entendible que en un día de felicidad, tras batir el récord de Zarra, no quisiera exponerse a preguntas incómodas como las relativas a sus polémicas declaraciones en el Diario Olé, tenía la posibilidad de dar una entrevista pactada para Barça TV, medio oficial del club.

Messi tampoco aceptó comparecer ante el canal oficial del Barça y esperó a estar en la intimidad para enviar un mensaje a través de su cuenta de Facebook celebrando la gesta goleadora. La actitud de Messi es un acto de rebeldía que se debe a recientes tensiones con parte de la cúpula del club, empecinada en contentarle.