Mercadona y la banca sostienen a la clase noble de la ACB

stop

Valencia, Baskonia y Unicaja batallan por la gloria deportiva a la sombra del Barça y el Real Madrid

Andrés Nocioni y Justin Doellman dejan el Baskonia y el Valencia para reforzar al Madrid y al Barça

22 de noviembre de 2014 (22:14 CET)

La clase noble de la ACB no pasa por su mejor momento. Azotados económicamente, los clubes históricos de la competición española buscan patrocinadores a destajo para cubrir los costes que ocasionan sus plantillas, cada año menos competitivas. El Valencia y el Baskonia son dos claros ejemplos de equipos ganadores venidos a menos por la falta de ingresos.

El club taronja cuenta son el sustento de Juan Roig, propietario de la cadena de supermercados Mercadona, y mantiene los 11 millones de presupuesto de la temporada pasada con el orgullo de poder renunciar a las ayudas públicas desde 2012. Sin embargo, el equipo no pudo detener la marcha de Justin Doellman, su mejor jugador el año pasado, rumbo al Barça. En el Valencia cobraba menos de un millón de euros anual y en Barcelona le pagan el doble: 1,8 millones.

La entidad que preside Vicent Solá también dejó escapar al base Oliver Lafayette y trató de reemplazarlo este año con uno de los jugadores mejor pagados de la plantilla, Dwight Buycks. El americano puso rumbo a los Toronto Raptors de la NBA este mes de noviembre, lo que propició liberar al club de la ficha más alta y abordar la contratación de Nemanja Nedovic, recién despedido de los Warriors.

Otro de los mejor pagados del Valencia es Romain Sato, aunque su inicio de temporada ha sido menos brillante que el del curso pasado. Además de Mercadona, que no patrocina directamente al club, las empresas que lo sostienen son Pamesa Ceramica, Isaval Pinturas, Puleva y Coca-Cola. Sin embargo, ninguna de ellas asume los costes de pagar el patrocinio de la camiseta o de poner el nombre al equipo, práctica frecuente en la ACB.

Saski Baskonia

En peor situación está el Saski Baskonia, presidido por Josean Querejeta y asfixiado por la carga de tener que sostener al Alavés, situado en la Segunda División A de la Liga de Fútbol Profesional. El club de la capital vasca ha reducido su presupuesto a 10 millones de euros este año, pasando a ser el quinto con más potencial económico cuando venía de ser el tercero en los últimos años.

La caja de ahorros Laboral Kutxa asume el principal soporte financiero del club vasconista, que en los últimos años ha liquidado las fichas más elevadas de la plantilla. En la mayoría de casos –Huertas, Oleson, Lampe y Pleiss–, rumbo al Barça. Este verano, además de Pleiss, el club perdió a otro de sus valores más preciados, Andrés Nocioni, promoviendo una completa revolución.

La Sociedad Anómima Deportiva del Baskonia concluyó el pasado 15 de noviembre una ampliación de capital por valor de 878.100 euros basada en la cooperación de los aficionados. Además tiene entre manos varias campañas denominadas de 'comercio amigo' a través de las que emiten cupones de descuento en varios negocios de Vitoria para fomentar la asistencia al Buesa Arena.

Unicaja de Málaga

El Unicaja de Málaga es el tercer club de los que conforman la denominada clase noble de la ACB, por detrás de Barça y Madrid –con presupuestos de 25 y 27 millones– pero sensiblemente superiores a clubes como el Gran Canaria (6,7) y el CAI Zaragoza (5,5). El club malacitano es el único de estos que parece ir al alza en la parcela deportiva, aunque también mantiene su presupuesto del año pasado: 12 millones.

El banco malagueño aporta el principal sustento financiero del Unicaja desde 1992. Entre sus patrocinadores principales están la constructora Ansan, Spalding y Volkswagen. Además, en los últimos días ha presentado acuerdos con Metro de Málaga y con dos marcas de ropa: El Corte Inglés (para la línea de etiqueta) y Forecast (ropa casual).

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad