Mediapro "solo" pagará 32 millones de euros a Prisa por la guerra del fútbol

stop

El Tribunal Supremo estima el recurso de la productora de Roures, que se libra de pagar 320 millones

Jaume Roures (Mediapro) y Juan Luis Cebrián (Prisa), enfrentados | Diario Gol

05 de febrero de 2015 (20:56 CET)

Mediapro ha ganado la denominada guerra del fútbol. La productora de Jaume Roures ha recibido sentencia favorable del Tribunal Supremo, que ha estimado el recurso de casación interpuesto contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, que condenaba a Mediapro por incumplimiento de los contratos firmados en 2006. La compañía con sede principal en Barcelona "solo" pagará 32 millones de euros a Prisa.

En un comunicado de prensa de Mediapro, el grupo de Roures explica que esta cantidad corresponde a las liquidaciones pendientes entre las dos compañías relativas a la temporada 2006-07. La deuda fue contraída durante la campaña anterior y tras entrar en una prolongada batalla judicial todavía sigue pendiente de pago.

"Tras la sentencia del Supremo, Mediapro únicamente deberá abonar 32 millones de euros, cantidad que resulta de las liquidaciones entre Prisa y Mediapro por la temporada 2006-2007, la temporada anterior al inicio de todo el conflicto, es decir, la cantidades que ya adeudaba Mediapro antes de que Prisa le cortase la señal de los partidos", resume la nota de Mediapro.

El plazo de pago finía en marzo de 2015

Los 32 millones representan una cantidad relativamente pequeña si se tiene en cuenta que Prisa exigía 320 millones de euros. En marzo de 2015 se tenían que pagar 105 millones, mientras que los 220 millones restantes iban a ser depositados en forma de aval.

"Estimamos el recurso extraordinario por infracción procesal interpuesto por Mediapro contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 14 de noviembre de 2012, que dejamos sin efecto, y en su lugar acordamos la estimación en parte del recurso de apelación formulado por Mediapro contra la sentencia del Juzgado número 36 de Madrid de 15 de marzo de 2010", expone la resolución de la sala de lo civil del Supremo.

Antecedentes

Según Mediapro, la historia de remonta a agosto de 2007, cuando Prisa acusó a Mediapro de incumplimiento contractual y dejó de darle la señal de los partidos de fútbol para sus clientes, en concreto, para las televisiones en abierto y la distribución internacional. Prisa entendía que Mediapro no podía firmar contratos por su cuenta con clubes de fútbol, pretensión que para la productora de Roures era contraria a las leyes de la competencia.

En una primera sentencia, el juzgado 36 de Madrid falló a favor de Prisa y condenó a Mediapro al pago de 100 millones de euros. La amenaza de impagos por parte de Prisa, así como su petición de ejecución provisional de la sentencia, provocó el concurso de acreedores de Mediapro en junio de 2010. Posteriormente, la Audiencia Provincial de Madrid confirmó en parte la sentencia del juzgado 36 y Prisa elevó sus pretensiones de indemnización hasta más de 320 millones de euros.