Mascherano solo marca goles a Valdés

stop

La mala suerte se aferra a los defensas del Barça, que ya ha encajado cuatro goles en propia puerta en lo que va de temporada

Jordi Alba disputa un balón durante el Barça-Celtic | EFE

23 de octubre de 2012 (22:20 CET)

Tito Vilanova lo avisó en la previa del Barça-Celtic: "Trabajamos para encajar menos goles y marcar más. El problema será cuando no marquemos tantos goles. Son circunstancias del juego, como que te marques cuatro goles en propia puerta". Dicho y hecho. Vilanova destacó el exceso de tantos marcados en propia meta, y en el siguiente partido contra el Celtic, en Champions, se encajó otro de igual forma. El cuarto de la temporada. 

Mascherano, defendiendo la portería de Valdés en un córner, acabó rematando con la espalda el balón al fondo de las mallas. Un tanto que la UEFA concedió a Samaras, pero que no hubiese entrado de no ser por el defensa azulgrana. No es el primer gol en propia del 'jefecito' esta temporada. El argentino también batió a Valdés en el encuentro de Liga contra el Getafe, en que el Barça hizo una manita de goles atípica (1-4). Cuatro en la portería 'azulona' y uno en la de Valdés. Curiosa estadística la de Mascherano, que todavía no se ha estrenado con el Barça y, en cambio, lidera la clasificación de goles marcados a su propio equipo.

El curioso caso de los autogoles

El anterior referente de tantos en propia meta también es reciente. Se produjo ante el Deportivo de La Coruña el pasado sábado, en el alocado encuentro que terminó 4-5. Jordi Alba marcó el primero de la noche (para el Barça) y el último (en contra), con una 'estupenda' vaselina que dejó a Valdés patidifuso. También Dani Alves anotó en la portería equivocada esta temporada. Fue contra el Spartak de Moscú en el Camp Nou, en un partido más sufrido de la cuenta que terminó remontando el Barça (3-2).

Lo mejor del 'curioso caso de los goles encajados en propia meta' es que siempre que se da esta circunstancia, el Barça acaba ganando el partido. Dato no especialmente llamativo si se tiene en cuenta que los de Vilanova solamente han dejado de ganar dos veces esta temporada. Ambas contra el Real Madrid. La derrota en la vuelta de Supercopa y el empate en Liga.

Bendita mala suerte

Sin duda, la mala suerte está aliada con la defensa azulgrana este año. A los excesos de lesiones en la zaga (actualmente Piqué, Puyol y Alves están de baja), se suma la propensión a marcarle goles a Víctor Valdés, que este año lo tendrá más difícil para revalidar el zamora. Una mala suerte que contrasta con la fortuna de un equipo que, en contra de su historia, parece abonado a las victorias épicas. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad