María de Villota planta cara a la adversidad

stop

La piloto española se repone con optimismo del grave accidente que padeció hace tres meses

María de Villota en su rueda de prensa oficial | EFE

11 de octubre de 2012 (19:54 CET)

María de Villota ha comparecido en una rueda de prensa oficial tres meses después del grave accidente que sufrió en el aeródromo de Duxford como probadora de Fórmula 1. La piloto española se muestra feliz de haber sobrevivido pese a haber perdido un ojo y aseguró que va a "aprovechar esta nueva oportunidad al 100%".

La madrileña destacó dos momentos muy duros que vivió después del suceso. "El primero cuando desperté. Fue duro recordar todo aquello, uno de los cirujanos que me había operado me dijo que me habían salvado la vida, pero que había perdido un ojo; y yo le dije, al pobre, que si él necesitaba dos manos para operar, yo los dos ojos para ser piloto", explicó de Villota. El otro momento que destacó fue al ver su aspecto: "Vi la cara de mi madre como sufría por mí y me quedé aterrada. Tenía 104 puntos en la cara, mi cara era horrible y yo pensé: ¿ Quién me va a querer así?".

Una vida completamente diferente, pero vinculada al motor

Sin embargo, la piloto ha sacado fuerzas de flaqueza y está tirando hacia adelante de forma admirable: "Luego vas viendo que tu familia, tus amigos, te miran como si fueras un milagro y te das cuenta que ves más que antes, antes solo veía Fórmula 1, sólo me veía encima de un coche compitiendo, ahora veo lo importante de la vida, voy a aprovechar esta nueva oportunidad al 100%". "El cariño y los ánimos de la gente hacen que hoy me mire al espejo y este orgullosa de mi aspecto", recalca, orgullosa.

Y, por supuesto, ya tiene planes de futuro: "Voy a estar en tres bandos: el del motor, porque nadie va a evitar que siga ligada a este mundo que tanto adoro, el de los enfermos porque no se imaginan la cantidad de gente que sufre en los hospitales y el de la mujer porque deseo que una de ellas, con talento y trabajo, llegue a la Fórmula 1", para así poder cumplir el sueño que ella estuvo a punto de hacer realidad.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad