Marc Márquez tributará en Andorra a partir de 2016

stop

El campeón de MotoGP cambia de residencia a finales de 2014, por lo que pagará impuestos en España en la declaración de 2015

Marc Márquez besa el Laureus sobre el mapa de Andorra

13 de diciembre de 2014 (22:57 CET)

Marc Márquez tributará en España el año próximo –como ha hecho hasta ahora—, pero deja la puerta abierta a pagar los impuestos en Andorra a partir de 2016. El bicampeón de MotoGP ha residido en Cervera (Lleida) durante 2014, por lo que tributará en España por los ingresos de los últimos 12 meses en la declaración de 2015.

El año próximo Márquez será residente andorrano, así que se beneficiará de la fiscalidad del país pirenaico en la declaración de 2016 si así lo decide. Para ello debe demostrar que ha pasado allí 183 días. "No sé lo que va a pasar en el futuro, pero quiero dejar claro que pago y seguiré pagando el año que viene mis impuestos en España", afirmó el viernes el piloto en su primera comparecencia tras la polémica que ha suscitado su marcha del país.

Profesión de riesgo

El mismo Márquez negó que la reducida fiscalidad andorrana en comparación con la española sea el motivo de su cambio de residencia. Dice que necesita espacio ante el acoso de los aficionados que peregrinan hasta la puerta de su casa por conseguir una fotografía. Sabe que vive por y para ellos, pero hasta cierto límite. El aspecto sentimental también influye en la decisión: sus bisabuelos maternos nacieron en Andorra y él pasa en el Principado muchos días de invierno.

Márquez también hizo referencia al riesgo de la profesión. "No quiero justificarme ante nadie, pero ha habido críticas muy duras sobre mí y me gustaría señalar que uno nunca sabe cuándo se interrumpirá, de pronto, por cualquier motivo, su carrera deportiva, o cuándo va a terminar", sentenció en otro guiño a la posible opción futura de tributar en Andorra para pagar menos impuestos.

Semana dura

La última semana ha sido muy dura para Márquez por todas las críticas que ha recibido. Circula una petición popular para que los patrocinadores abandonen al piloto y él, curiosamente, ha ofrecido la última rueda de prensa sin distinción de ninguna marca. Con una sudadera negra. Ha hallado consuelo, sin embargo, en su familia y en aquellos que aplauden su decisión.