Maradona, una deuda de 40 millones y su pendiente de 25.000 euros

stop

El exfutbolista argentino pide justicia ante la reclamación por impagos que le exige el fisco italiano

27 de febrero de 2013 (22:03 CET)

Diego Armando Maradona ha viajado hasta Nápoles, ciudad en la que es poco menos que un Dios, para pedir justicia ante la Hacienda italiana. El fisco le reclama 40 millones de euros, según expresó el propio Maradona, por el impago de una serie de impuestos que contrajo durante su estancia en la escuadra napolitana.

Dicha reclamación tiene su origen en una deuda que se ha ido incrementando con los años por su demora en el pago. La cuantía responde al impuesto sobre la renta de las personas físicas de Italia, que al parecer Maradona eludió entre los años 1985 y 1990, cuando todavía militaba en el Nápoles.

El pendiente de Miccoli

El Pelusa no visitaba Italia desde 2009, ya que se siente perseguido por la justicia: "Quiero volver a Italia con mi nieto y que vea Nápoles. Quiero que él sepa lo que ha hecho su abuelo y que no es recordado como un evasor fiscal. Quiero creer en la Justicia. Quiero pedir a la Justicia poder caminar libre por Italia y por Nápoles".

Una de las quejas de Maradona es que cada vez que pisa suelo italiano le incautan alguna pertenencia. Un reloj, por ejemplo. O un pendiente, como aquél que adquirió el futbolista y actual capitán del Palermo Fabrizzio Miccoli, por el que pagó la suma de 25.000 euros. Miccoli, admirador a ultranza de Maradona, lo compró en una subasta para evitar que cayese en malas manos. Sin embargo, el italiano ha reconocido públicamente que espera poder encontrarse pronto con Maradona para devolvérselo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad