Manel Arroyo: "El futuro de la Liga pasa por una televisión de pago potente"

stop

El vicepresidente del FC Barcelona y director general de Dorna Sports afirma que el fútbol español se vende mal

Manel Arroyo, vicepresidente del FC Barcelona, durante su intervención en el Mobile World Centre

23 de septiembre de 2014 (00:00 CET)

Manel Arroyo, vicepresidente del área de comunicación del FC Barcelona y director general de Dorna Sports & Moto GP, manifestó que "el fútbol español necesita una televisión de pago potente" para consolidar su crecimiento.

En una sesión del Fórum de la Comunicación del Consell de l'Audiovisual de Catalunya titulada "El deporte en el nuevo mundo digital", Arroyo lamentó que en España sólo hay tres millones de abonados a las plataformas (Canal Plus y Gol T) que dan los partidos de Liga, mientras que en Italia hay ocho millones de abonados y en Inglaterra, 16, de los que 11 son de Sky Sports.

"La Liga tendría que ocupar el segundo puesto porque los mejores futbolistas están en el FC Barcelona y el Real Madrid. En Italia casi no hay futbolistas con tanto prestigio. La Premier está en otro nivel", aseguró Arroyo. "En España no hay buenas campañas de marketing para que la gente se abone a Canal Plus o Golt T. Muchos aficionados desconocen qué plataforma da más partidos", recalcó el vicepresidente del Barça, convencido que de la fusión de Movistar TV con Canal Plus tendrá un impacto muy positivo para la Liga.

La voluntad de Tebas

Arroyo, representante del Barça en las negociaciones de la Liga, añadió: "No podemos fragmentar más la oferta. España no tiene que inventar nada, sino copiar lo que ha funcionado en otros países. El fútbol se tiene que vender a un precio asequible".

Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol profesional (LFP), prioriza la expansión de la Liga en Asia y Suramérica. Por dicho motivo, Tebas defiende que el Barça y el Real Madrid disputen sus partidos los sábados a las 16:00 horas (las 22:00 horas en Asia).

La Liga, actualmente, ingresa unos 700 millones de euros de los operadores de televisión, una cantidad sensiblemente inferior a los 1.000 millones que se reparten los club italianos y a los casi 2.000 millones que cobra la Premier League.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad