Manchester United o el cuestionable éxito del capitalismo salvaje en el fútbol

stop

Los números de Malcolm Glazer sigue sin convencer a los aficionados más románticos

03 de marzo de 2013 (12:10 CET)

¿Clubes de fútbol o empresas? Desde que en 2005 Malcolm Glazer se convirtió en propietario del Manchester United, el club de Old Trafford es una institución fracturada a nivel social. Ni la revalorización económica de la entidad, que a pesar de su deuda de 900 millones hace apenas unas semanas alcanzó un valor récord de empresa de más de 2.450 millones de euros ha servido al magnate para reconciliarse con el sector más tradicional de su afición. 

Especialmente después de la emisión de acciones en Wall Street, una acción "agresiva" según Duncan Drasdo, director ejecutivo del sindicato de aficionados y accionistas del club (MUST). Nacido como instrumento de presión y oposición a la compra del club en 1998 por parte de Rupert Murdoch, el MUST reformuló sus estatutos ante el desembarco de Glazer e hizo de la oposición al empresario estadounidense su razón de ser. Sus multitudinarias manifestaciones –llegaron a congregar a más de 6.000 aficionados a la puerta de la ciudad deportiva del club-, su acción de convertir Old Trafford en un mar de bufandas verde-amarillas (los colores del seminal Newton Heath) y la creación de un nuevo club amateur, el FC United of Manchester, hicieron de su protesta un icono para la infinidad de aficiones de todo el mundo que se oponen a la modernización del fútbol dictada desde los patrones del capitalismo más salvaje. A la pérdida de su esencia más tradicional.

"Estos hombres de negocios siguen velando más por sus intereses que por los del club", sostiene Drasdo a la prestigiosa revista FourFourTwo. A su sindicato, los números que han convertido al United en el club más cotizado del mundo no le convencen."No me siento cerca del club bajo el mandato de la familia Glazer, como lo estaba cuando era accionista", añade. "En Alemania, por ejemplo, los aficionados siguen siendo los auténticos dueños y el club cuida de ellos, en lugar de explotarlos".

Cambio de poltrona

Mientras tanto, a la espera de la visita del Real Madrid este martes, las oficinas de Old Trafford mantienen su frenética actividad. Después de su contrato récord con Chevrolet por más de 450 millones de euros y de haber cerrado en el último trimestre de 2012 hasta seis acuerdos de esponsorización en Asia, el ManU desvelará en las próximas fechas el nombre del nuevo patrocinador para sus uniformes de entrenamiento por los ocho años siguientes. Una fórmula importada de la NBA (franquicias como Nets y Orlando Magic la implantaron en 2009), y que reportará a las arcas del club una jugosa remuneración, como así demuestra la cancelación del contrato vigente con DHL a razón de 11,5 millones de euros por temporada.

Se inicia por tanto, una etapa de cambios en Old Trafford. El vicesecretario del club Ed Woodward prepara su desembarco en la dirección ejecutiva, tras el anuncio de despedida del flamante vicepresidente de la Federación inglesa (FA), David Gill. Candidato a formar parte del Comité Ejecutivo de la UEFA en las elecciones que tendrán lugar en mayo y amigo personal de Sir Alex Ferguson, Gill es toda una institución del United, donde aterrizó en 1997 como director de finanzas. "Sus funciones como director ejecutivo han sido socavadas, porque según los propietarios, él no era el hombre más importante en la empresa", en la opinión de Drasdo, para quien Woodward ha hecho valer su condición de hombre de confianza de los Glazer.

Sus logros como responsable del área de mercadotecnia y en la televisión del club (MUTV) y los éxitos de la estrategia de crecimiento del club le avalan. Y acciones como recuperar el control total de la MUTV –en enero se cerró la compra al grupo BskyB de su participación en la televisión del club- comienzan a desvelar los nuevos propósitos de una empresa que prefiere seguir mirando hacia los 57 países que sintonizan su canal oficial que hacia los miles de fieles que siguen acudiendo a Old Trafford con su bufanda verde y oro.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad