Maldonado: "El tejido deportivo catalán está herido de muerte"

stop

"Obligar a los clubes a pagar el Impuesto de Sociedades sería la estocada final" "La gente no entendería que se diese dinero 'por un tubo' al deporte mientras se recorta en educación y sanidad"

Josep Maldonado i Gili, senador de CiU en Madrid

08 de noviembre de 2014 (22:16 CET)

Josep Maldonado, portavoz de deportes de Convergència i Unió en el Senado y fundador de la ONG Esport Solidari Internacional, analiza la situación que afronta el deporte de base en Cataluña. A las agresivas inspecciones de la Seguridad Social se suma la posible obligatoriedad de que los clubs tributen por el Impuesto de Sociedades. En una coyuntura en que la Generalitat ha tenido que cerrar el grifo en materia deportiva, muchas entidades están en peligro de extinción.

Hacienda no solo investiga a las estrellas del deporte, como Messi, sino que también los clubes pequeños están sufriendo fuertes inspecciones, en su caso, por parte de la Seguridad Social. ¿Como está la situación?

El tema de la Seguridad Social con los clubes deportivos de base es terrible, porque hiere de muerte al tejido deportivo catalán. Hay una obsesión de inspección, no solo a los futbolistas de élite, sino también al deporte de base. Por ejemplo, para que aseguren hasta al voluntario que va a regar el campo una vez a la semana y que no tiene ningún sueldo, sino que recibe una pequeña gratificación para pagar la gasolina. Hay clubes que dicen que llevarán la llave del pabellón al Ayuntamiento para que se haga cargo, porque no se podrán permitir asumir estos costes. Clubes de base con 100 o 200 socios, equipos de fútbol de alevines, sin profesionales... y que tengan que asegurar a todo aquel que hace alguna labor, de limpieza o de lo que sea, es una cosa incomprensible. El CN Sabadell, por ejemplo, ha estado al borde de la desaparición. 

¿A qué responde toda esta serie de inspecciones?

Todo esto forma parte de una obsesión del gobierno central de recaudar y, para recaudar, tiene que perseguir. A mi no me gustan las persecuciones, pero Hacienda está llevando a cabo persecuciones a todos los niveles.

Además del afán recaudatorio, ¿hay una lectura política?

Hay otra lectura. Más allá del afán recaudatorio, esto responde a una voluntad de centralizarlo todo, cosa que se ha comenzado a hacer con la licencia única federativa. Todo ello forma parte de un concepto de país. España se fija mucho en Francia y ha tomado la centralización del Estado francés como un modelo al que imitar. España lo quiere centralizar todo en Madrid para evitar que Cataluña tenga más autonomía. Es decir, además de la voluntad económica de recaudar cuanto más dinero mejor para las arcas estatales, de paso, aprovechan que el río pasa por allí para asestar un golpe muy fuerte a nivel de país. Para interferir y malmeter nuestro tejido social deportivo. Es política de laboratorio. Ir contra Cataluña para ahogarla por todo el motivo de la consulta.

También quieren exigir el pago del Impuesto de Sociedades a los clubes.

Es lo que se está comentando últimamente, pero ya sería el colmo. En principio, cuando no hay ánimo de lucro no se entra en esta fase. Pero parece ser que el PP barrunta obligar a fiscalizar a los clubes como si fuesen pequeñas empresas. Cosa que no tiene ningún sentido porque son entidades que se dedican a actividades que no son lucrativas, sino que consisten en la gestión deportiva de base. Todo esto supone un papeleo y una gestión administrativa que no tienen capacidad de asumir. A veces hay un presidente y seis directivos que, simplemente, gestionan un club para que 60 o 70 chavales jueguen a fútbol. Si tuviesen que llevar todo un tema de declaraciones y demás, con gestorías y todo lo que ello conlleva, sería el acabose.

¿Está realmente en peligro el deporte de base en Cataluña?

El deporte base está herido de muerte con las inspecciones de la Seguridad Social y esto [la obligación de pagar el Impuesto de Sociedades] sería la estocada final. Sería la muerte. En Cataluña hay 10.000 entidades deportivas. El problema es que no conocen a estos clubes y no saben que no tienen capacidad económica para aportar lo que les piden. No conocen el tejido social catalán, y menos el deportivo. Si exigen lo que exigen obligarán a muchos a cerrar puertas.

Estas inspecciones afectan no solo a los clubes catalanes, sino a los de toda España...

Pero es muy distinto. El tejido social deportivo de Cataluña es único en Europa. Cuando era Secretari General de l'Esport, en 2002, recibí a varios cargos deportivos importantes de Francia, Alemania, Italia, Grecia... y todos me preguntaban los mismo: ¿Como es posible que un país tan pequeño, con 6 millones de habitantes, tenga tantos campeones del mundo? Esto no es gracias a la inversión del Govern, que también, sino que es un valor de la sociedad catalana. Hay miles y miles y miles de directivos, entrenadores, monitores, voluntarios... que no cobran. Cada fin de semana se juegan 5.000 partidos de fútbol. Hay 100.000 niños que hacen deporte escolar todas las semanas. Si todo esto lo tuviese que hacer la administración, no sería posible. Pero tenemos un tejido asociativo brutal que nos ayuda a tener una base tremenda. Repito, esto no es mérito del Govern de Catalunya. La Generalitat ayuda, los ayuntamientos ayudan, las diputaciones ayudan... Pero esto es el tejido social. Ciudadanos que hacen funcionar el país de tal forma que si tú volases por encima de Cataluña como un pájaro verías cada fin de semana a miles y miles de personas que hacen deporte... cicloturismo por las carreteras, triales por los bosques, montañismo, baloncesto, balonmano, voleibol... Es un hormiguero tan grande que con la práctica masiva de la cantidad, sale la calidad. Por eso somos tan potentes. Pero si la base se tambalea, la cúspide de la pirámide también se tambaleará. Si ahora todo esto lo modulan y lo ahogan, estamos muertos. Y Madrid tiene una gran voluntad de que Cataluña, deportivamente y a muchos otros niveles, perezca.

Hay muchas federaciones catalanas tocadas.

Solo hace falta hablar de la Federación Catalana de Balonmano, por ejemplo. El presidente, Tomás Moral, me tiene permanentemente informado pero es cierto que corre un serio riesgo de desaparecer. Hubo un tiempo en el que los sueldos de los dirigentes de las federaciones se inflaron demasiado y eso no se hizo bien, pero ahora se han puesto las pilas y han apretado el cinturón. Con todo y con esto, la Generalitat no tiene mucho dinero para ayudarlas y ello ha generado que muchas federaciones estén en una situación de asfixia económica.

¿Qué pasaría si desapareciese la Federación Catalana de Balonmano?

Aunque la FCH desapareciese, el balonmano subsistiría. Los clubes seguirían teniendo actividad y habría que buscar una nueva fórmula jurídica que, posteriormente, se pudiese reconvertir en una nueva federación. No sería la muerte del balonmano, pero sería un grave problema para el normal funcionamiento del balonmano catalán a nivel de gestión... En este caso concreto hay una batalla con el Ayuntamiento de Cerdanyola del Vallès y, concretamente, con su alcaldesa [Carme Carmona], que parece ser que está amenazada por una parte de la oposición de que podría ser denunciada si llega a un acuerdo con la Federación. Y en los tiempos que corren, todo el mundo tiene un cierto miedo. Pero yo creo que la alcaldesa tendría que ser valiente y decir, nos cogemos de la mano de la federación y tiramos para adelante.

¿Qué otras federaciones están en una situación delicada?

Hay muchas ahora. La de tenis está pasando momentos difíciles, la de baloncesto también... El caso más grave es el de la de balonmano, pero hay muchas otras afectadas. La Federación Catalana de Deportes de Invierno sufrió pero superó el concurso de acreedores y ahora ya se ha estabilizado... Muchas han hecho un gran esfuerzo para reciclar su situación. Antes, la madre de todas era el gobierno de Cataluña, pero ahora hay problemas en sanidad, en educación... la gente no entendería que se diese dinero por un tubo al deporte y se tuviese que sufrir con más recortes sanitarios y educativos. No es que no quiera, es que no puede. La Generalitat no tiene dinero.

 

Primera parte: "Los futbolistas tienen que pagar sus impuestos, como todo el mundo"

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad