Luis Suárez busca casa de 600 metros cuadrados por 2,5 millones de euros

stop

El nuevo delantero del Barça y su esposa han visitado varias fincas discretas entre la playa de Gavà y la montaña de Castelldefels

Luis Suárez y Sofia Balbi frente a la casa de los padres de ella en Castelldefels | Diario Gol

05 de agosto de 2014 (00:00 CET)

Luis Suárez busca casa en Barcelona. El flamante nuevo delantero del Barça, fichado este verano tras cerrar un acuerdo de traspaso de unos 80 millones de euros con el Liverpool, vive provisionalmente en casa de sus suegros y ya ha puesto en marcha todos los mecanismos para comprar su propia vivienda. Según ha podido averiguar Diario Gol en exclusiva, el ariete uruguayo tiene bastante claro lo que quiere: una casa 'discreta', de unos 600 metros cuadrados.

Suárez, también conocido como el Pistolero, está dispuesto a invertir hasta 2,5 millones de euros en el hogar que compartirá con su esposa, Sofia Balbi, y con sus hijos Delfina –nacida en Barcelona– y Benjamín durante los próximos cinco años. De origen humilde y carácter responsable, el futbolista no quiere tirar la casa por la ventana y no descarta alquilar otra propiedad temporalmente.

De momento, la pareja solo contempla 'atacar' el nicho de mercado que se ubica entre Gavà Mar –donde tienen casa Luis Enrique, Mascherano y Víctor Valdés, entre otros– y la montaña de Castelldefels, donde Leo Messi, Cesc Fàbregas y Marc Gasol mantienen vivienda . Sin embargo, fuentes del sector inmobiliario aseguran que "es difícil encontrar una casa de semejantes dimensiones por ese precio en Gavà y Castelldefels". "Debe haber muy pocas opciones que cumplan esos requisitos por menos de 3,5 millones", aseguran.

Su esposa va en busca de la intimidad perdida

Asesorado por su representente, Pere Guardiola, y ayudado por otros profesionales de la agencia Media Base Sports, Suárez ya ha visitado varios inmuebles situados en las citadas localidades. Como suele ocurrir en estos casos, su esposa es la que ha asumido la tarea de encontrar la casa de los sueños de ambos, ya que el Caníbal está más pendiente de ponerse en forma y de la resolución de la sanción de la FIFA, cuyo veredicto emitirá este viernes el TAS.

La principal exigencia de Suárez pasa por encontrar un hogar con intimidad, algo que desconoce desde que se instaló hace varias semanas en la casa que tienen sus suegros en el residencial pero concurrido barrio de Can Bou, en Castelldefels. Niños y periodistas hacen guardias constantes frente a la casa adosada que da cobijo a su familia y le esperan tras sus habituales visitas a la playa de La Pineda, a dónde se desplaza en uno de sus dos Audi Q7 de color negro.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad