Luis Enrique, tocado y hundido