Luis Enrique se queda sin apoyos en el Barça

stop

El técnico retrata su distanciamiento con la cúpula del club con sus elogios a Zubizarreta y aumenta la incertidumbre sobre su futuro

Josep María Bartomeu y Luis Enrique Martínez | FCB

19 de abril de 2015 (20:30 CET)

Luis Enrique va por libre. Nunca ha sido una persona de trato fácil ni diplomática. Confía en su círculo más íntimo y poco más. Contratado por recomendación de Andoni Zubizarreta, el técnico del FC Barcelona encajó mal su despido, el pasado 5 de enero. En las últimas semanas, Lucho ha reivindicado la gestión del vasco y se ha distanciado de la cúpula del club y su comisión técnica, formada por Carles Rexach, Ariedo Braida y los directivos Jordi Mestre y Javier Bordas. En el Barça se ha quedado sin apoyos y en el Camp Nou aumenta la sensación de que la próxima temporada no será el entrenador del primer equipo.

El técnico asturiano escenificó su distanciamiento con el presidente Bartomeu tras la sufrida victoria contra el Valencia. Bastó un ingenua pregunta sobre las buenas actuaciones de Ter Stegen y Bravo en los últimos partidos para que Luis Enrique ensalzara a Zubizarreta. "Esto es muy fácil. Tienes un director técnico y te ficha dos porterazos. Entonces no tienes ningún problema", dijo. No fue su primer elogio a un ejecutivo muy cuestionado en el Camp Nou desde que sustituyó a Txiki Begiristain en 2010.

La renovación de Alves

Luis Enrique, agradecido a Zubizarreta, nunca bendijo la comisión técnico que creó Bartomeu para sustituir al director técnico. El entrenador incluso la esquivó en una reunión organizada para planificar la próxima temporada. Con Rexach, Braida, Mestre y Bordas no ha hablado de posibles fichajes ni de traspasos. Entre las dos partes no hay sintonía desde que Luis Enrique se posicionó a favor de la renovación de Dani Alves y en el club nadie movió ficha hasta hace unos días.

Al actual entrenador del Barça, según algunas fuentes, tampoco le gustó cómo gestionó Bartomeu sus problemas con Leo Messi. Luis Enrique pidió una sanción para el astro argentino tras ausentarse en el entrenamiento del pasado 5 de enero, alegando una supuesta gastroenteritis. El presidente descartó un castigo y pidió tranquilidad a las dos partes. La mediación de los capitanes del equipo, especialmente de Xavi, calmó las tensiones. En el vestuario del Barça se firmó un pacto de no agresión hasta final de temporada y todos se conjuraron para ganar los máximos títulos posibles.

Messi y Neymar

Luis Enrique, en un momento muy delicado, no contó con el respaldo que deseaba de Bartomeu. Desde entonces, su relación con Messi no ha mejorado. Se toleran pero no hay complicidad entre ambos. Tampoco hay feeling con Neymar y, en privado, muchos jugadores cuestionan algunas decisiones tácticas del entrenador. Admiten, no obstante, que el actual equipo es mucho más competitivo que el de la pasada temporada.

El Barça, con pactos y silencios, manda en la Liga, disputará la final de la Copa del Rey y está a un paso de las semifinales de la Champions. En apenas un mes y medio acabará la temporada. Luis Enrique tiene contrato hasta junio de 2016, pero pocos creen que será el entrenador del primer equipo si la actual junta directiva se mantiene en el poder. Por ello fue muy significativa la comida que compartió Luis Enrique con el ex presidente Sandro Rosell y Zubizarreta, hace unas semanas, en Sitges.