Luis Enrique, el hombre derrotado