Luis Enrique defiende a Bartomeu: ''Ser imputado no significa nada malo"

stop

El técnico del Barça asegura que el 'caso Neymar' no repercutirá negativamente en el equipo

Luis Enrique y Josep Maria Bartomeu, entrenador y presidente del FC Barcelona

14 de febrero de 2015 (13:48 CET)

Luis Enrique, técnico del Barça, aseguró este sábado que la declaración del presidente, Josep Maria Bartomeu, ante la Audiencia Nacional por el fichaje de Neymar no debilitará al equipo. "Ser imputado no significa nada malo. En algún momento puede ser imputada cualquier persona de esta sala. Ya veremos qué pasa", manifestó el asturiano en la rueda de prensa previa al partido del Camp Nou contra el Levante.

"El club está acostumbrado a situaciones polémicas y no creo que afecten", añadió Luis Enrique, más entusiasmado con el rendimiento de Leo Messi desde la derrota del equipo en San Sebastián: "Los números de Messi son de otra galaxia, a nivel realizador, de asistencias, de títulos individuales y colectivos. Tenemos el mejor ataque posicional del mundo".

Contraste entre Barça y Madrid

El Barça ha encadenado 10 victorias consecutivas desde Anoeta, mientras que el Real Madrid fue eliminado de la Copa del Rey y perdió por 4-0 en el Calderón. Al respecto, el técnico azulgrana intentó rebajar el clima de euforia que rodea al club. "Seguimos detrás y necesitamos ganar. Va a ser una Liga muy parecida a la del año pasado, muy igualada. No conviene exagerar cuando las cosas van bien, ni dramatizar cuando van mal", dijo Luis Enrique.

En el plano personal, Luis Enrique deslizó que "los momentos de felicidad no existen para los entrenadores" y sólo lamentó la destitución de Eusebio Sacristán como entrenador del Barça B. "Preguntárselo al presidente. A mí no me gusta que se despida a los entrenadores. Creo que Eusebio es un buen entrenador que hizo un gran trabajo durante tres años y medio. En este caso es el presidente el que tiene que dar explicaciones", concluyó el entrenador del Barça.