Lucha de poder entre la Fiscalía y Hacienda sobre el 'caso Xabi Alonso'

stop

La Agencia Tributaria es partidaria de que se interponga una querella contra el ex futbolista del Real Madrid, como ocurrió con Mascherano

Víctor Malo

Xabi Alonso, en una instantánea tomada en la derrota del Bayern en el Campo Nou contra el Barça (3-0) en semifinales de la Champions de 2015 | Agencias
Xabi Alonso, en una instantánea tomada en la derrota del Bayern en el Campo Nou contra el Barça (3-0) en semifinales de la Champions de 2015 | Agencias

30 de octubre de 2015 (21:00 CET)

Lucha de poder entre la Fiscalía y la Abogacía del Estado, el órgano encargado de velar por los intereses de la Agencia Tributaria. El motivo, la investigación que se cierne sobre el ex futbolista del Real Madrid, actualmente en las filas del Bayern Múnich, Xabi Alonso. El tolosarra está siendo investigado por la tributación de sus impuestos relativos a los ingresos por derechos de imagen a través de sociedades radicadas en paraísos fiscales.

El caso de Xabi Alonso es prácticamente idéntico al de Javier Mascherano. Sin embargo, y al contrario de lo que hizo la Fiscalía de Delitos Económicos de Barcelona, la Fiscalía madrileña no se ha decidido a interponer una querella contra el jugador español. En cambio, fuentes de la investigación confirman a GOL que Hacienda sí que es partidaria de iniciar un proceso penal.

Las similitudes entre los dos procesos son claras. Especialmente si se tiene en cuenta que los dos futbolistas fueron asesorados por los mismos expertos fiscalistas cuando coincidieron en el Liverpool. Ambos crearon sociedades pantalla en paraísos fiscales o territorios fiscalmente no cooperantes. El quid de la cuestión está en si ello respondía a una finalidad de ocultación para evadir impuestos o –lo que intenta demostrar Xabi– a la ignorancia de la norma.

Diligencias informativas secretas

Si puede acreditar que no existía dolo, es decir, voluntariedad de cometer el delito, es más probable que la Fiscalía entienda que el asunto debe ser resuelto en vía administrativa y así evitar un proceso penal. En estos momentos, la investigación está en fase de diligencias informativas secretas. Si como opina Hacienda, hay indicios de delito, llegará la interposición de la querella.

Normalmente, este tipo de asuntos nacen desde la propia Agencia Tributaria. En la comprobación de las declaraciones de IRPF pueden detectar algo que no cuadra y sus propios abogados lo investigan. Si encuentran indicios reales de delito, obedecen el artículo 180 de la Ley General Tributaria y dan traslado a la Fiscalía para que también lo investigue. Si la Fiscalía entiende que hay indicios de delito, hacen ofrecimiento de acciones a la Abogacía del Estado, que se suma a la acusación.

Se alimenta el victimismo azulgrana

Esta serie de pasos se dieron en el caso de Mascherano, pero van más lentos con respecto a Alonso. Ello alimenta el victimismo azulgrana al ver que solo llevan ante la justicia a sus estrellas, como ocurrió con Messi –caso en que la Abogacía del Estado también discrepó con la Fiscalía al pedir la exculpación mientras esta segunda solicitaba al juez que exculpase al astro argentino– y está pasando también con Neymar y Adriano.

De hecho, en recientes declaraciones recogidas por El Mundo, la representación de Alonso desmintió que su caso fuese semejante al del centrocampista argentino. "Nada tiene que ver un caso con el otro. Estamos muy tranquilos porque no hemos ocultado nada a la Agencia Tributaria", declaró Iván Zaldúa, abogado del futbolista del Bayern. Curiosamente, Zaldúa es la misma persona que asesoró a Mascherano cuando estaba en Liverpool.

Pacto inminente sobre Mascherano

El asunto que afecta a Mascherano, quien declaró como imputado ante los juzgados de Gavà el jueves, va camino de ser resuelto por la vía rápida. Las negociaciones entre la defensa –encarnada por los abogados David Aineto y Diego Artacho– y la acusación –con Pedro Casado como Fiscal y Mario Maza como Abogado del Estado– van por buen camino y en los próximos días se anunciará un pacto. La clave está en si Mascherano asume una pena mínima de prisión o no.   

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad