Los ultras siguen muy activos en el fútbol español

stop

Algunos clubes, como el Sevilla y el Betis, permiten la exhibición de símbolos radicales en las gradas de sus estadios

Título de la imagen

17 de abril de 2015 (19:12 CET)

El movimiento ultra sigue activo en el fútbol español. La presión de la Liga de Fútbol Profesional y de la policía sigue sin erradicar a muchos grupos radicales que todavía cuentan con la complicidad de algunos clubes. Biris (Sevilla), Supporters Sur (Betis) y Bukaneros (Rayo Vallecano) son las peñas más activas, mientras que Boixos Nois y Ultras Sur busca notoriedad en algunos desplazamientos de sus equipos. Cuatro meses y medio después de los graves incidentes en los que murió un hincha del Deportivo en las inmediaciones del Calderón, la violencia ha disminuido en los campos de fútbol, pero no está totalmente erradicada.

Los clubes españoles discrepan sobre el fenómeno ultra. Mientras Barça, Espanyol y Real Madrid han eliminado a los grupos más violentos de sus estadios, otros conviven con ellos. En algunos casos, con condiciones. El Atlético de Madrid, por ejemplo, prohíbe la exhibición de pancartas y bufandas del Frente Atlético, pero consiente que sus afiliados ocupen el fondo sur del Calderón. Más permisiva todavía es la política del Valencia. El club de Mestalla creó una grada joven en la que conviven jóvenes que rechazan la violencia y antiguos miembros de la peña Yomus, de extrema derecha y protagonista de muchos incidentes en el pasado.

Clubes más permisivos

El Sevilla y el Betis son, posiblemente, los clubes más permisivos con los grupos ultras, según fuentes especializadas. Los Supporters Sur, simpatizantes del club verdiblanco, se identifican con la extrema derecha y de sus localidades salieron los cánticos contra la antigua novia de Rubén Castro que fueron denunciados por la Comisión Antiviolencia. Los Biris, del Sevilla, son de extrema izquierda. Igual que los Bukaneros, los Riazor Blues (Deportivo) y los Herri Norte (Athletic).

El Barça fue el primer club que se enfrentó abiertamente con sus ultras y prohibió el acceso de los Boixos Nois al Camp Nou, durante la presidencia de Joan Laporta. Su política de tolerancia cero contra los violentos fue seguida por el RCD Espanyol, que aprovechó el traslado del equipo a Cornellà-El Prat para desactivar a las Brigadas Blanquiazules. Hace un año y medio, el Real Madrid prohibió la entrada de los Ultras Sur al Bernabéu tras los graves incidentes que se produjeron entre dos facciones del grupo por el control económico.

Ultras Sur en el Calderón

Ultras Sur todavía mantiene un importante poder de convocatoria y sus afiliados se han expresado contra Florentino Pérez en los partidos que el filial disputa en Valdebebas. El pasado martes, algunos líderes de la peña presenciaron el partido de la Champions que el Real Madrid disputó contra el Atlético en el Calderón.

Este sábado, Deportivo y Atlético se reencuentran en la Liga. El pasado 30 de noviembre, los hinchas radicales de ambos equipos se enfrentaron en una pelea brutal que acabó con la muerte de un seguidor gallego.