Los trapos más sucios de Alba Carrillo 

stop

Las exclusivas le pasan factura 

01 de noviembre de 2016 (13:45 CET)

De mal en peor. Alba Carrillo se ha convertido en una de las mujeres de moda de nuestro país. Desde que Feliciano López decidió romper su matrimonio con la modelo, la rubia se ha dedicado en ir de plató en plató desvelando todos los detalles de su efímera pero intensa relación. Inicialmente, el tenista quedó retratado por su modo de dar calabazas a Carrillo. Los rumores de infidelidad persiguieron a Feliciano desde un primer momento. Las fotografías del deportista bien acompañado con bellezas vieron la luz y Alba fue la 'pobrecita'.

Sin embargo, a medida que este culebrón ha ido avanzando, las tornas han cambiado totalmente. Mientras que el tenista se ha dedicado a mantener la separación al margen sin hacer ningún tipo de declaración, Alba ha aprovechado para sacar tajada. Día sí y día también, la modelo se ha paseado por los platós de Telecinco para revelar su versión de la ruptura con el deportista español.

Le pasa factura

Este oportunismo exacerbado ha hecho estragos en el caché de la modelo. Y es que hasta hace algunas semanas, la credibilidad de Carrillo era digna de admirar. La rubia no se metía en conflictos, por lo que el 'culpable' claro de este divorcio era Feliciano. Ahora, con la maratón de exclusivas, platós y entrevistas que ha concedido, la imagen de Alba se ha deteriorado. La actriz ha generado más detractores que admiradores con sus apariciones continuadas, ya que sus aires de 'diva' no han caído bien a la audiencia.

Por ello, según desvela Jesús Mariñas en La Razón, "distintas firmas de ropa la han vetado, sabiendo de los escándalos que arrastra". La actriz y modelo destacaba por su profesionalidad y belleza, por lo que las marcas la demandaban para numerosas campañas. Sin embargo, ahora la madrileña ha adoptado una estrategia que le está saliendo cara. Se ha dedicado a ganar dinero fácil ventilando los trapos sucios de su relación, pero parece que esto no acaba de gustar a muchas marcas. Pintan bastos.