Los trabajadores del Barça convocan una huelga el día del clásico ante el Real Madrid

stop

Los fijos discontinuos del club reclaman mejoras laborales, pero siguen sin llegar a un acuerdo con la entidad

Vista aérea del aparcamiento del Camp Nou | FCB

27 de septiembre de 2012 (09:37 CET)

Cuando se enfrentan Barça y Madrid se para todo, pero ahora son los trabajadores azulgrana los que quieren parar el clásico. Los fijos discontinuos del Barcelona, los que siempre se han encargado de la acomodación del estadio, del aparcamiento y de los accesos de las instalaciones, han convocado una huelga para luchar por sus derechos laborales el día 7 de octubre. Cuatro horas antes del partido –si no cambian las cosas— bloquearán los accesos a modo de protesta, para tener voz ante el socio y el club. Entre otras cosas, piden mayor remuneración, garantía de permanencia y algún descanso. La huelga se mantendrá convocada, por lo menos, hasta el próximo jueves, día 4 de octubre, a las 10.00 horas, momento en el que se ha citado a los representantes de los trabajadores y la Dirección de Recursos Humanos del Barcelona a la conciliación del Tribunal de Catalunya. Si nada cambia, en el Barça-Madrid no habrá ni porteros, ni aparcamientos, ni taquillas abiertas, según explican desde el Comité de Empresa.

Son menos de 400, la mitad que hace 15 años, y temen que se encuentran en una espiral sin salida. En la última temporada, el club jubiló a 25 personas y no ha entrado nadie para sustituirlas, algo que sí queda reflejado en la ley. En su lugar, el Barça sigue acumulando trabajadores subcontratados, en este caso de la empresa Adecco. Incluso han rebajado de categoría a algunos empleados del club para colocar a los subcontratados, aseguran desde el Comité de Empresa del Barcelona a Diario Gol.

Pierden protagonismo

"Ahora ni siquiera nos dejan ver los partidos, que era uno de los alicientes", denuncia un trabajador a este diario. Esta temporada, además de quitarles –también— la acomodación del estadio, han visto peligrar sus funciones en el Palau y el Mini. Aseguran que están dispuestos a mirar hacia otro lado con el tema de los subcontratados, pero reclaman que se les respete y se mejoren sus condiciones. Ni siquiera tienen convenio en este momento.

No disponen de aparcamiento, ni de plus por nocturnidad, ni de vacaciones, y sólo pueden pedir un día de asuntos propios ("nunca un día de Champions"), aseguran. "Nos hace llevar traje, pero no tenemos lugar para cambiarnos. Todos los trabajadores subcontratados tienen un vestuario, menos nosotros, los del Barça", lamentan. Trabajan 4 horas los días de partido y cobran 8,94 euros por cada una de ellas (36 euros la jornada).

Son los fijos discontinuos peor pagados de España (sólo hay siete clubes con estos servicios: Osasuna, Athletic, Zaragoza, Real Sociedad, Madrid y Hércules). L a mayoría de ellos trabajan en otras empresas durante la semana. "Sólo suponemos el 0,7% del presupuesto del club", desvelan, y se molestan cuando la Junta hace hincapié en el beneficio de 49 millones de euros del último curso.

"De momento no hay acuerdo con la empresa; sigue la huelga"

A principios de septiembre, 100 trabajadores asistieron a una asamblea para convocar la huelga. Se obtuvieron 85 díes, 2 noes y 10 abstenciones. "Esperamos que se sumen a la huelga la mitad de los trabajadores, que sería todo un éxito", comentan desde el Comité. Por ahora no hay acuerdo. El club les convocó en la tarde del miércoles para resolver el asunto, pero todo sigue igual. Aseguran que ha sido Emili Sabadell, director del área de operaciones del Barça, el que ha realizado cambios organizativos en contra del colectivo. Intuyen, incluso, un rifirrafe entre Sabadell y Llorenç Hernández, jefe de recursos humanos del club.

Hay que recalcar que otra parte de los trabajadores está en contra de esta huelga y que está dispuesta a trabajar con normalidad el próximo día 7 de octubre.


Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad