Los Spurs, multados con 193.000 euros

stop

El 'delito' cometido por su entrenador, Greg Popovich, fue descartar a sus cuatro jugadores más emblemáticos para el duelo que jugaron contra los Heat

Gregg Popovich, entrenador de San Antonio Spurs | Archivo

01 de diciembre de 2012 (14:56 CET)

La amenaza se convirtió en realidad. Los Spurs han sido multados con una sanción económica aproximada de 193.000 euros (250.000 dólares) después de que su entrenador, Greg Popovich, prescindiese de cuatro de sus mejores hombres para jugar contra los Miami Heat. 

Ni Tim Duncan, ni Manu Ginobili, ni Tony Parker, ni Dani Green fueron convocados para disputar el encuentro contra los actuales campeones de la NBA. Una decisión, supuestamente deportiva, que no sentó demasiado bien al comisionado David Stern. Pese a ello, el conjunto antaño conocido como los 'Bad Boys', plantó cara a los Heat hasta el final, aunque acabó derrotado (105-100).

Stern fue claro a la hora de explicar el por qué de la sanción: "Era la única visita de San Antonio a Miami en temporada regular y la decisión se tomó sin informar a nadie, ni a los Heat, ni a los medios de comunicación, ni a la oficina de la liga. Bajo estas circunstancias, he concluido que los Spurs hicieron un flaco favor a la liga y a nuestros fans".

El negocio está por encima

No es ni la primera ni la última sanción que se efectúa en este sentido. Tanto en la NBA, como fuera de ella. Sin embargo, no deja de ser muy cuestionable el criterio utilizado para llevar a cabo semejantes imposiciones económicas. La razón de ser de la norma se puede interpretar de diversas maneras. La más obvia, a priori, sería la de velar por el juego limpio: prescindir de las estrellas de un equipo puede verse como una manera de favorecer o facilitar la victoria del conjunto rival. No obstante, este tipo de decisiones suelen obedecer a cuestiones internas de vestuario, donde el entrenador es el mejor conocedor del estado de forma de sus pupilos.

La otra razón, y la que parece prevalecer, es la del negocio puro y duro. El verdadero perjudicado de estas decisiones. En este caso concreto, la cadena televisiva TNT era la encargada de retransmitir el partido a nivel nacional, y pudo ver resentidos sus números de audiencia. Siendo la única visita de los Spurs a los Heat en temporada regular, el partido era de primer orden, de los más esperados de la semana. Pero la ausencia de los mejores jugadores de uno de los dos conjuntos podía hacía prever una victoria fácil para los locales, y un duelo falto de emoción. Aunque finalmente no fuese así y se viese un buen partido, el negocio es muy simple: la gente quiere ver a las estrellas sobre la cancha. Si no es así, sanción.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad