Los problemas para ver la Champions llegan al Ministerio de Industria

Un colectivo de afectados por los fallos de Total Channel reclama soluciones mientras Roures se hace el sueco

Fotografía: Los problemas para ver la Champions llegan al Ministerio de Industria
Fotografía: Los problemas para ver la Champions llegan al Ministerio de Industria

La guerra por la Champions no es a dos bandas. Hay un tercer colectivo, el de los espectadores, que ha decidido que no quiere que se rían más de ellos. Varias asociaciones de afectados por el fiasco de Total Channel en sus emisiones de la Liga de Campeones durante las primeras han tomado cartas en el asunto y han enviado un comunicado al Ministerio de Industria pidiendo que intervenga.

La Asociación de Internautas, la Unión de Consumidores de Cataluña, la Asociación Pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales, la Unión de Consumidores de la Comunidad Valenciana y la Unión de Consumidores de Andalucía han firmado un documento en el que expresan su «enérgica protesta por las interrupciones y, en general, el mal servicio».

En Mediapro no tienen constancia

Las críticas contra Total Channel, plataforma que pertenece al grupo Mediapro –cuyos socios fundadores son Jaume Roures y Tatxo Benet–, han sido una constante en las redes sociales desde que arrancó la Champions. Miles de usuarios se quejaron activamente a través de Twitter del mal servicio ofrecido mientras Roures y compañía manifestaban sus disculpas y la búsqueda de soluciones.

Esa primera actitud, entonando el mea culpa, contrasta con el comunicado enviado desde Mediapro en alusión al comunicado presentado ante el ministerio que dirige José Manuel Soria. En su comunicado, Total Channel asegura, entre otras cosas que «no tiene constancia de las interrupciones y mal funcionamiento que, en un comunicado conjunto, algunas asociaciones de internautas y consumidores han denunciado».

Las quejas

A continuación, una parte del contenido del escrito de esas cinco asociaciones: «En la cuarta jornada de la Champions League, no hay seguridad de que, aún pagando el servicio, sea técnicamente accesible de forma cómoda y satisfactoria» y «no son los usuarios los encargados de velar por la adecuación de las infraestructuras a la demanda».

En definitiva, insisten al Ministerio de Industria para que «requiera al operador un servicio adecuado».