Los problemas de Laporta para ser candidato del Barça

stop

El ex presidente tiene dificultades para formar un equipo y sus rivales consideran improbable que presente una candidatura

Joan Laporta atiende a los medios de comunicación en la despedida de Carles Puyol | Diario Gol

03 de abril de 2015 (00:00 CET)

Joan Laporta tiene muchos problemas para ser candidato a la presidencia del FC Barcelona. El ex presidente, según antiguos colaboradores suyos y algunos rivales, cuenta con la capacidad suficiente para avalar los 76,5 millones que exigen los estatutos del club, pero tiene muchas dificultades para formar un equipo. Ambos sectores prácticamente descartan al abogado de la lucha electoral. El entorno de Laporta, en cambio, afirma que suma apoyos suficientes y mantiene la incertidumbre sobre sus intenciones.

La campaña electoral del Barça se mantiene. Oficialmente, Josep Maria Bartomeu [actual presidente del club], Agustí Benedito [segundo candidato más votado en 2010] y Jordi Farré son los únicos candidatos que ya han desvelado sus planes. También se espera a Toni Freixa [directivo], que ultima su estrategia y todos esperan la decisión final de Laporta. Hace apenas un mes, todos daban por hecho que el abogado presentaría una candidatura. Hoy, todos creen que se quedará al margen de su proceso.

Antiguos directivos se desmarcan

Laporta, según las últimas encuestas, hubiera ganado las elecciones si se hubieran celebrado en los primeros meses de 2015. El ex presidente, sin embargo, sigue sin mover ficha. Algunos hombres de confianza, como Alfons Godall, Albert Perrín y Jaume Ferrer, se desmarcaron inmediatamente del abogado. Joan Oliver, el último director general del club de su mandato, también ha descartado su regreso a la entidad. Incluso el economista Xavier Sala i Martín no formará parte de su equipo.

"Laporta no tiene problemas para formar un equipo. Se trata de un rumor interesado, producto de la incertidumbre y del miedo", comentó a Diario Gol uno de los principales colaboradores de Laporta.

El ex presidente sí cuenta con la complicidad de Enric Masip, capitán del Barça de balonmano que lo ganó todo a finales del siglo XX y último secretario técnico de la sección. En el pasado se reunió con Jorge Mendes, el agente FIFA más influyente, para buscar financiación.

El 'caso Uzbekistán'

El pasado, según el entorno azulgrana, es el gran enemigo de Laporta. Presidente del Barça entre 2003 y 2010, el club logró grandes éxitos deportivos durante su gestión, pero su imagen quedó muy dañada por el caso Uzbekistán, la trama de espionaje a varios vicepresidentes y el despilfarro económico de la última temporada.

La decisión final de Laporta condicionará todo el proceso electoral y sus teóricos rivales están convencidos de que finalmente no presentará ninguna candidatura. Aducen falta de apoyos e incluso "problemas familiares", aunque todos están convencidos de que el antiguo dirigente barcelonista "tiene muchas ganas" de presidir otra vez la primera entidad deportiva de Cataluña.