Los petrodólares del PSG hunden a un Valencia en crisis

stop

El equipo parisino gana por 1-2 en Mestalla en el partido de ida de los octavos de final de la Champions

12 de febrero de 2013 (23:10 CET)

El dinero, cada vez más, condiciona el potencial de los equipos. El PSG, un club fundado en 1970 con un palmarés muy discreto en Europa (1 Recopa), aspira a ser una superpotencia mundial tras recibir cada año 200 millones de euros de Qatar Tourism Authority. Es un nuevo rico del balompié con las máximas aspiraciones en la Champions. En el partido de ida de los octavos de final, el club del príncipe Tamim Bin Hamad Al Thani derrotó a un decadente Valencia, inmerso en una profunda crisis económica, por 1-2 en Mestalla.

El Valencia, subcampeón de Europa en 2000 y 2001, es ahora un equipo sin grandes pretensiones. En España ya no puede competir con el Real Madrid ni con el Barça; menos opciones aún tiene en la Champions. Condicionado por su inestabilidad económica e institucional, el conjunto de Ernesto Valverde asumió su inferioridad ante un PSG mucho más sólido y solvente. Bien armado en defensa gracias a la contundencia de Sakho y Alex, el cuadro parisino vive del talento de Lucas Moura y de la pegada de Ibrahimovic, futbolista tan genial cuanto polémico que fue expulsado por una dura entrada a Guardado en el tramo final del partido.

La Juventus sentencia en Glasgow

Lavezzi (m. 10) y Pastore (m. 44), por quien el PSG pagó 45 millones de euros, marcaron los dos goles del equipo francés en la primera parte. En el segundo actó reaccionó el conjunto de Valverde, con más carácter que ideas, abusando del juego aéreo y elaborando muy poco sus acciones ofensivas. Rami (m. 90) marcó el único tanto de un Valencia que necesitará un milagro en París para acceder a los cuartos de final. Como mínimo deberá marcar dos goles.

En el otro partido de ida de los octavos de final de la Champions, la Juventus prácticamente sentenció al Celtic tras su victoria en Glasgow (0-3). Matri, al aprovecharse de un error de Ambrose, marcó el primer gol del partido a los tres minutos y el actual campeón de Italia blindó su portería. Marchisio (m. 77) y Vucinic (m. 83) agrandaron la brecha entre los dos equipos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad