Los negocios de Florentino Pérez con 'El Pocero' chino

stop

El presidente blanco visita al gran perjudicado del pinchazo de la burbuja inmobiliaria en el gigante asiático

Florentino y Xu Jiayan, promotor y propietario del Guangzhou FC

27 de diciembre de 2012 (19:52 CET)

Tras el incendio provocado por el pirómano Mourinho en Málaga con la suplencia de Casillas, y a la espera de la reunión prevista con sus capitanes a la conclusión del parón navideño, Florentino Pérez visitó este jueves la escuela que la Fundación del Real Madrid gestiona en suelo chino en colaboración con el grupo inmobiliario Evergrande. Este consorcio, dirigido por el multimillonario Xu Jianyan, es el propietario entre otros muchos activos del campeón de la Super Liga china, el Guangzhou FC, que dirige Marcello Lippi y cuenta en sus filas con uno de los futbolistas mejor pagados del planeta, el argentino Darío Conca, y el internacional paraguayo, ex del Borussia Dortmund, Lucas Barrios.

"Éste es un paso muy importante en la relación con este país [...]. Este valor del trabajo en equipo es lo que nos hace más grandes, como la alianza que hemos formado entre el Real Madrid y el Grupo Evergrande para la creación de esta escuela", declaró el dirigente madridista en su discurso. Pero más allá de la visita institucional y los planes de futuro del Guangzhou –Florentino y Xu posaron con una camiseta del Real Madrid con el dorsal de Kaká, que curiosamente también se corresponde con el número de la suerte chino, la visita del presidente blanco bien podría deberse a una llamada de socorro de su interlocutor. Un viejo conocido (de hecho el Real Madrid se enfrentó al Guangzhou FC en su gira asiática de 2011) al que la burbuja inmobiliaria que está viviendo el gigante asiático ha explotado en las manos.

De la mayor fortuna china a perder 700 millones en seis meses


Accionista mayoritario junto a su mujer de Evengrande Real State Group, Xu (también conocido como Hui Ka Yan), ha sido uno de los mayores perjudicados el pasado año –sino el que más- por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria en su país. Su empresa, creada hace más de una década bajo el nombre Hengda Group y dedicada a la construcción y venta de inmuebles en la región de Guangdong, se benefició inicialmente de la compra masiva de apartamentos por parte de la emergente clase media china que, ante la imposibilidad de comprar terrenos y beneficiada por las bajas líneas de crédito ofrecidas desde los bancos, convirtieron a este profesor adjunto en la universidad de Ciencia y Tecnología de Wuhan en el hombre más rico de China.

Corría el mes de noviembre de 2009, cuando Evengrande vivió su histórico estreno en la bolsa de Hong Kong. Su primer día se saldó con una revalorización de sus acciones en un 30%, que elevaron la fortuna personal de Xu desde los 1.000 hasta los 4.400 millones de euros.

Desde entonces, y merced al endurecimiento del acceso al crédito promulgado desde el Gobierno central, las actividades de Xu han transcurrido por una montaña rusa que –después de diversos dientes de sierra como el experimentado a inicios de 2011 y 2012- le ha llevado a perder hasta 700 millones de euros en el último semestre y un 21% de su patrimonio personal durante todo el año 2012. Un porcentaje idéntico a la caída de los beneficios experimentada por Evengrande (cuantificada en unos 450 millones de euros) en el primer semestre de 2012 y que contrasta con el 148% de ingresos obtenidos en el mismo período durante el ejercicio anterior. Un descenso en picado parecido al experimentado en su momento en España y en el que Florentino podría encontrar un nuevo juguete tras la integración frustrada de ACS en el grupo alemán Hochtief.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad