Los movimientos de Raúl para acceder a la presidencia del Real Madrid

La tensión y falta de consenso que se respira contra Florentino Pérez aglutina a un colectivo de ex jugadores históricos con un mismo objetivo

Fotografía: Los movimientos de Raúl para acceder a la presidencia del Real Madrid
Fotografía: Los movimientos de Raúl para acceder a la presidencia del Real Madrid

Raúl González Blanco suena para volver al Real Madrid. Sin embargo, los planes que pasan por la cabeza del todavía jugador del New York Cosmos –que jugará la final de la NASL este fin de semana– no consisten en regresar a las órdenes de Florentino Pérez. El ex capitán del Madrid, unido a otros pesos pesados de la historia blanca, tiene otros planes.

Por el momento, la premisa pasa por guardar silencio. Despacio, pero sin pausa, algunos madridistas se están moviendo para conformar una candidatura alternativa que pueda competir contra Florentino en las próximas elecciones del Madrid, que se celebrarán en 2017. Entre ellos, como líder eventual del movimiento, destaca otro ex capitán: Manolo Sanchís.

Los exjugadores confabulados saben que tienen dos años por delante –el mandato presidencial es de cuatro años; no como en el Barça, que dura seis años– para construir una candidatura fuerte y populista. La intención es reunir el máximo de cabezas visibles históricas de la entidad blanca para enterrar el modelo de negocio económico de Florentino y priorizar un proyecto deportivo estable.

Suenan Sanchís, Hierro y Roberto Carlos

Todavía queda trabajo por hacer y no se ha determinado quien será el candidato a presidente que presenten, pero son conscientes que los nuevos estatutos blancos son prohibitivos en cuanto que exigen una antigüedad de 20 años para aspirar al cargo. Roberto Carlos o Fernando Hierro son otros dos de los jugadores que suenan como candidatos a formar parte de la candidatura.

Este colectivo empieza a vislumbrar un escenario a favor, especialmente si fracasa el proyecto de Rafa Benítez, que no acaba de cuajar. Cada vez son más los detractores de Florentino. Los que ven que el culpable no es siempre el entrenador, sino el que pone al entrenador. Ello ha ocasionado el nacimiento de grupos opositores como el Movimiento Ámbar, contrario a Florentino.