Los Lakers resurgen de sus cenizas gracias al banquillo

stop

Un espectacular Antawn Jamison sienta a Gasol para liderar el triunfo angelino sobre los Nuggets con 33 puntos

Antawn Jamison anotó 33 puntos ante los Nuggets | EFE

01 de diciembre de 2012 (13:25 CET)

Los Angeles Lakers toman un poco de aire. El conjunto angelino (8-8), guiado por un sensacional Antawn Jamison (36 años) se tomó su particular venganza en torno a las críticas vertidas sobre la franquicia con una victoria (122-103) sobre los Denver Nuggets (8-9), en una inspirada noche desde el tiro exterior de los púrpura (17 triples) con los doble-doble de Dwight Howard (28 puntos, 20 rebotes) y Jamison (33 puntos, 12 rebotes). Pau Gasol, en el punto de mira en los últimos días y con su futuro en el aire, contribuyó a la victoria nutriendo de balones a Howard, pero con una floja aportación ofensiva (6 puntos, 7 rebotes, 8 asistencias).

Los muchachos de Mike D'Antony aprovecharon las dudas y rumores en torno al equipo para traducirlo en una actuación positiva. Los Lakers agradecieron que Kobe Bryant redujese su anotación habitual (14 puntos, 8 rebotes), lo que parecía favorecer el movimiento del balón e hizo sentir al resto de la plantilla más protagonista. El escolta es un líder nato pero su individualismo (a veces extremo) pasa factura a los intereses del equipo más a menudo de lo que debería.

Conexión Howard-Gasol

Por su parte, Howard abandonó su rigidez habitual para mostrar su versión más ágil en la pintura, en parte por la capacidad pasadora de Gasol, que parecía corresponder los movimientos del 'hombre de hierro' a la perfección, a base de asistencias. El pívot llegó a anotar 12 de los 16 tiros de los que dispuso, un registro muy alejado de su promedio habitual. Con la batalla en la pintura perdida, los Nuggets no pudieron evitar irse al descanso 14 abajo (71-57).

Tan sólo el alero italiano Danilo Gallinari (19 puntos), secundado por Andre Iguodala (14 puntos) y el suplente Jordan Hamilton (13 puntos, 8 rebotes), parecían capaces de frenar la sangría que sufría el equipo de George Kahl. Con los hombres altos Kenneth Faried, Javale McGee y Kostas Koufos desertando en la batalla por el rebote (sumaron 11 entre los tres), sus aspiraciones se cayeron por la borda.

Los suplentes asumen el protagonismo

La aportación de los suplentes de los Lakers, que suele ser una asignatura pendiente en el Staples Center, cambió la historia reciente a favor de los locales. A la espectacular actuación de Jamison, que acabó disputando 33 minutos por 27 de Gasol, se añadió un inspirado Jody Meeks que, con 21 puntos, anotó siete de sus nueve tiros a canasta.

Precisamente fueron estos dos jugadores los que decidieron el encuentro en el tercer cuarto. Cuando una canasta de Faried ponía a los de Colorado a siete puntos a falta de siete minutos, D'Antony se decidió por dar entrada a Jamison en lugar de Gasol y a Morris por Chris Duhon. El ala-pívot anotó diez puntos en ese tiempo y el base otros cinco, para partir con 15 puntos de ventaja en el último cuarto, y dejar hundido al rival. Los hombres del banquillo aportaron 61 importantísimos puntos a la victoria. Sin duda, la mejor noticia.

Los españoles ganan

El resto de españoles también ganaron esta madrugada. Los Grizzlies de Marc Gasol siguen con paso firme y se postulan como el mejor equipo de la NBA en estos momentos con su victoria sobre Detroit Pistons (90-78). El de Sant Boi aportó 17 puntos, 11 rebotes y tres asistencias en 34 minutos. 

Los Raptors de José Manuel Calderón al fin salieron de su letargo y se impusieron a los Phoenix Suns (101-98), tras una racha negativa de seis derrotas consecutivas. Por su parte, los Oklahoma City Thunder de Serge Ibaka batieron a Utah Jazz con solvencia (106-94).

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad