Los Lakers, Pau Gasol, Kobe Bryant, Mike D'Antoni y la crisis de la abundancia

stop

El catalán, encorsetado por el técnico, ha dejado de ser un jugador rentable para la franquicia que más gasta en sueldos

Pau Gasol, en un partido de los Lakers de esta temporada / EFE

04 de diciembre de 2012 (16:15 CET)

El presupuesto de los Lakers no está en sintonía con sus resultados deportivos. La franquicia californiana, con un gasto de 77,7 millones de euros, lidera el ranking de sueldos y salarios de la temporada 2012-13 en la NBA, pero el equipo de Mike d'Antoni tiene un balance negativo de ocho victorias y nueve derrotas. Ocupa la novena plaza de la Conferencia Oeste y Pau Gasol es cuestionado por su entrenador y por la estrella del equipo, Kobe Bryant. Oklahoma City, con un presupuesto de sólo 50 millones de euros para fichas y salarios (el 12º de la competición), acumula 14 victorias y cuatro derrotas. Rentabiliza mucho mejor sus recursos.

Gasol, posiblemente, ya no es un jugador rentable para los Lakers. Condicionado por el rigor táctico de D'Antoni, los números del ala-pívot español son correctos pero no espectaculares. Promedia 12,6 puntos y 8,8 rebotes por partido, registros inferiores a los acumulados desde 2001 en la NBA: 18,5 puntos y 9,2 rebotes. El problema es que Gasol, con una ficha de 14,5 millones de euros por temporada, es el tercer jugador que más cobra en los Lakers. Le superan Dwight Howard (14,9 millones de euros) y, evidentemente, Kobe Bryant (21,3).

El caso Steve Nash

Steve Nash, el cuarto jugador mejor pagado de los Lakers, cobra 6,8 millones de euros, menos de la mitad que Gasol. World Peace (5,5) y Steve Blake (3) le siguen en la escala salarial.

Los Lakers, destituido Mike Brown, buscan soluciones con Mike D'Antoni, un técnico que triunfó en los Suns con un baloncesto muy ofensivo y veloz. Su apuesta por el "run and gun" (correr y disparar) dio buenos resultados al equipo de Phoenix, dirigidos por Steve Nash.

Pide más tiro exterior a Gasol

Nash, fichado esta temporada por los Lakers, estará unos dos meses de baja por lesión, igual que el otro base del equipo: Steve Blake. Darius Morris, base titular por accidente, ofrece unas prestaciones muy inferiores y el equipo acusa una mala dirección. El otro gran problema es el encaje de Pau Gasol, habituado a jugar en el poste bajo, a jugársela casi siempre en el uno contra uno con el pívot rival. D'Antoni, sin embargo, tiene reservado ese rol a Dwight Howard y le pide al ala-pívot español que se aleje del aro y lance desde cinco o seis metros.

Gasol ya no es el mejor socio de Bryant. Ahora debe trabajar para el lucimiento de la estrella angelina. Su misión es bloquear a los pívots rivales para facilitar las penetraciones del escolta y su conexión con Howard. Con menos libertad, Pau se siente infravalorado y, en las últimas semanas, ha sido cuestionado por D'Antoni y el propio Bryant. El técnico de los Lakers sólo estará satisfecho el día que Gasol imite al Shawn Marion que dirigió en los Suns.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad