Los jugadores del Barça invierten sus mejoras salariales en Hacienda

stop

Messi, Mascherano, Xavi, Iniesta y Piqué han visto mejorados sus contratos tras recibir inspecciones fiscales

Víctor Malo

Leo Messi, Andrés Iniesta, Xavi Hernández, Sergio Busquets, Gerard Piqué y Javier Mascherano, jugadores clave del FC Barcelona
Leo Messi, Andrés Iniesta, Xavi Hernández, Sergio Busquets, Gerard Piqué y Javier Mascherano, jugadores clave del FC Barcelona

27 de abril de 2015 (23:13 CET)

Hacienda se ha convertido en el peor enemigo del FC Barcelona. Tanto de los directivos –las empresas de muchos de ellos han sido sometidas a inspecciones fiscales– como de los jugadores, que últimamente son objeto de intensas investigaciones por parte de la Agencia Tributaria (AEAT). Las estrellas del Barça se han visto abocadas a utilizar sus aumentos salariales para paliar los problemas con el fisco.

Se da la circunstancia de que muchos de los jugadores que han sido inspeccionados, también han sido sometidos recientemente a mejoras contractuales. El caso más sonado es el de Leo Messi, que fue renovado muy al alza –pasó de cobrar unos 30 millones brutos a 40 millones– tras verse envuelto en un proceso de instrucción penal por la supuesta defraudación de 4,1 millones de euros. Desde entonces, ha abonado unos 50 millones de euros al fisco que, en buena medida, han salido de su último aumento salarial, firmado en mayo de 2014.

Xavi e Iniesta, renovados en 2013

El caso de Messi no es el único. Xavi Hernández y Andrés Iniesta, esos locos bajitos que junto a Messi coparon el podio del Balón de Oro en 2010, también han lidiado con la AEAT. En el caso de Iniesta, fue más bien una aclaración. El jugador manchego, renovado en diciembre de 2013, llevó a cabo unos ajustes fiscales en su empresa principal, Maresyterey SL, para evitar los problemas interpretativos que han surgido por la denominada regla 85/15.

Precisamente, esta norma es la que afecta también a Xavi y a su sociedad con más capital, Galileu 136 SL. El egarense es el que hace más tiempo que fue renovado, en enero de 2013, pero su contrato implicaba varias mejoras salariales progresivas que le han llevado a cobrar en su última temporada –la actual– un fijo de unos 13 millones de euros brutos. La empresa del capitán azulgrana registró recientemente una reducción de capital por valor de 2,2 millones para negociar con Hacienda, aunque es poco partidario de pagar más dinero.

Piqué y Mascherano, renovados en 2014

La pareja de centrales del Barça se encuentra en una similar tesitura. Gerard Piqué y Javier Mascherano también sufren el acoso del fisco. El catalán fue renovado al alza en mayo de 2014 y está inspeccionado por Hacienda, pero es de los que, de momento, se niegan a pagar. Mascherano, cuyo contrato fue mejorado en agosto de 2014, sufrió un incentivo salarial hace unos dos meses por compromiso previamente pactado con el club, según desveló Sport. El Jefecito es otro de los que están en el punto de mira del Ministerio de Cristóbal Montoro.

Busquets tributa sus ingresos publicitarios por el IRPF

Hay otro caso de renovación anticipada que llama la atención, el de Sergio Busquets. Aunque circulan informaciones de que el centrocampista también ha sufrido el acoso de Hacienda en sus carnes, su entorno más próximo lo desmiente rotundamente. El principal motivo que alegan es que Busi ya no factura sus ingresos comerciales a través de ninguna sociedad, sino que los tributa por el IRPF. Su contrato fue renovado hace escasas semanas de forma extraordinaria. El club alegó que, por su condición de capitán, tenía que aproximar sus emolumentos a los de Iniesta y Xavi.