Los jugadores del Barça congenian con Bartomeu: le llaman Nobita

stop

La plantilla compara al presidente con el dibujo animado en plena celebración del título de la Liga

Los jugadores del Barça llaman Nobita  Bartomeu

18 de mayo de 2015 (11:18 CET)

Algo cambió en el Barça con la dimisión de Sandro Rosell y la llegada al poder de Josep Maria Bartomeu. El nuevo presidente ha roto poco a poco con el proyecto antilaportista de su antecesor y ha devuelto la paz a un vestuario demasiado agitado por agentes externos. Hasta el punto que esta temporada puede ser histórica en cuanto a títulos. La Liga ya está en el bolsillo, y en el horizonte se vislumbran las finales de la Copa y la Champions.

Los jugadores son los primeros agradecidos con el trato del nuevo presidente, que ha eliminado cualquier pieza de fricción, como la figura de director del primer equipo, cargo ocupado por el siempre discutido Emili Sabadell. Barto es mucho más cercano que Rosell. Se acerca al vestuario para hablar con la plantilla. Para limar cualquier conflicto. Esta complicidad ha quedado reflejada este domingo en el viaje de vuelta de Madrid, en plena celebración por la Liga.

Cambios necesarios

"Nobita, Nobita". Así se han referido los jugadores de Luis Enrique a Bartomeu en el avión de regreso de Madrid –con él presente— por el parecido del presidente con el personaje de dibujos animados de la serie Doraemon. El peinado, las facciones y las gafas son el único semblante, de hecho, porque Nobita Nobi es un estudiante llorón y poco aplicado. Todo lo contrario que el presidente azulgrana, que ha reconducido el rumbo de la entidad con muchas decisiones destacadas. Desde el despido de Zubizarreta, hasta la convocatoria anticipada de elecciones, pasando por la renovación de la cúpula del club.

Los jugadores valoran de modo muy positivo la gestión de Bartomeu y se atreven ya a bromear con el presidente que les deja hacer, delegando, sin intervenir, hecho que les acerca a un triplete histórico. Sólo faltan tres partidos para cerrar la temporada. Basta con ganar los dos últimos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad