Los Grizzlies consolidan su estado de gracia a costa de los Lakers (106-98)

stop

Marc se mostró muy superior a Pau en un nuevo reencuentro entre los hermanos Gasol

Kobe Bryant, superado por la defensa de los Grizzlies

24 de noviembre de 2012 (14:40 CET)

Ni la llegada de Mike D'Antoni ha servido para acallar las dudas en torno al estelar proyecto de Los Angeles Lakers. Los californianos encadenaron, por primera vez desde 1995, su cuarta derrota consecutiva a domicilio en otros tantos partidos y confirmaron que, a pesar de adquisiciones estelares como la de Dwight Howard, siguen sin encontrar su rumbo. Frente a unos Grizzlies, que consolidaron su condición de mejor equipo del momento en la NBA, los Lakers sumaron su segunda derrota seguida, en un duelo en el que Marc Gasol escenificó la superioridad de los de Tennessee en el duelo fratricida ante su hermano Pau.

El mediano de la familia ganó la partida sobre la cancha, liderando a su equipo con 14 puntos, cinco rebotes y ocho asistencias. Pau, por su parte, sólo estuvo en pista 27 minutos, en los que firmó 6 puntos, cuatro rebotes y una asistencia. Ni los 30 puntos de Kobe Bryant –14 de ellos en un último cuarto en el que los Lakers intentaron remontar el choque desde la larga distancia- fueron suficientes para evitar la derrota de los Lakers. Mientras que Dwight Howard fue eclipsado por el pívot catalán de los Grizzlies y sólo puso anotar 7 puntos, tres asistencias, cuatro rebotes y cuatro tapones. Metta World Peace y Antawn Jamison, desde el banquillo, consiguieron 16 puntos cada uno. En el bando de Memphis, Rudy Gay fue convirtió el máximo anotador con 21 puntos, ocho rebotes y cinco asistencias, por los 19 de Mike Conley Jr. y los 17 puntos y 12 rebotes de Zach Randolph.

Lakers, sin opción


Los Grizzlies se emplearon en defensa y anularon a unos Lakers sin recursos que apenas pudieron anotar 18 puntos en primer cuarto, con Kobe como único bastión ofensivo. Tras un pequeño amago de reacción (56-49, al descanso), el partido volvió a romperse en la reanudación. Con Pau y Howard completamente anulados, Memphis asestó su último golpe con Gay y Conley exultantes. Por todo ello, la mejoría angelina en el último cuarto –ya sin Pau- fue estéril y pese a acercarse a cinco puntos, el ataque de los Grizzlies se encargó de desterrar cualquier posibilidad de remontada. Con esta victoria, la quinta en su casa, los Grizzlies (9-3) se mantienen líderes de la División Suroeste de la Conferencia Oeste y vuelven a poseer la mejor marca de la competición. Mientras, los Lakers (6-7) recuperan la marca negativa y siguen sin vencer lejos de su cancha (0-4).

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad