Los goleadores de moda del Barça sentencian al Celta

stop

El cuadro de Tito Vilanova hizo una nueva demostración de pólvora en ataque y de poca consistencia en defensa (3-1)

Andrés Iniesta y David Villa, los mejores jugadores del Barça contra el Celta | EFE

03 de noviembre de 2012 (20:06 CET)

El día en que Leo Messi volvió a un terreno de juego siendo ‘papá'. El día en que el astro argentino y Xavi Hernández brindaron a la afición sus pomposos y recién conquistados trofeos individuales, la Bota de Oro y el Príncipe de Asturias al deporte respectivamente. El mismo día en que Adriano Correia, David Villa y Jordi Alba se convirtieron en los goleadores de moda del Barça de Tito Vilanova. Ese día, el cuadro azulgrana noqueó al Celta (3-1) y registró el mejor arranque liguero de la historia del club (nueve victorias y un empate).

Pero no fue fácil la empresa que tuvieron por delante los jugadores del Barça. Una vez más, la zona ofensiva del equipo se mostró brillante, creativa, peligrosa e incisiva; por el contrario, la defensa, con Busquets como central junto a Mascherano, volvió a mostrar todas sus carencias, que no fueron pocas. El Celta, muy inferior al Barça en juego, creó demasiadas ocasiones de peligro a la contra, hasta el punto que anotó Bermejo (m. 24) tras una mala cobertura del flanco izquierdo de Villa y Jordi Alba. Antes, había marcado Adriano, tras un medido centro de Pedro (m. 21) y poco después llegó la obra de arte del partido.

Combinación magistral

Una jugada deliciosa entre Villa e Iniesta terminó con el gol del asturiano. Previamente Villa jugó de tacón para el manchego, que llegó hasta línea de fondo con el balón pegado a los pies, y después de marear a varios defensas se lo devolvió al ‘Guaje' para que anotase a placer y pusiese la rúbrica perfecta a unos minutos trepidantes. La mala notícia la trajo Adriano, que se hizo una rotura en el aductor izquierdo y estará tres semanas de baja.

El segundo tiempo comenzó con la novedad de Bartra en el eje, para dar mayor consistencia, con Busquets de vuelta a su posición natural en el mediocentro. Sin embargo, el Celta, con un hiperactivo y prometedor Iago Aspas, estuvo a punto de sorprender a Valdés a las primeras de cambio, que se volvió a lucir con una gran parada. Pero fue el Barça, quien amplió las diferencias gracias al tanto de otro de los goleadores de moda de este Barça, Jordi Alba, que regateó a Javi Varas para sumar el tercer y definitivo gol (m. 61), en claro fuera de juego.

El susto de Messi

Con una renta de dos goles y el calor de los 82.978 espectadores que acudieron al Camp Nou, el Celta lo tenía crudo. Así que el Barça fue durmiendo el partido, y se dedicó a buscar al mejor jugador del mundo, Leo Messi, para que tratase de marcar un gol que dedicar a su recién nacido Thiago. En lugar del gol, lo que hizo Messi fue dar un susto de muerte a toda la afición, que se quedó en silencio sepulcral cuando el argentino quedó tendido en el suelo con las manos en su rodilla derecha. Una vez en pie, el Camp Nou coreó el nombre de Messi más fuerte que nunca, a pesar de su flojo partido.

Con esta victoria el Barça refuerza su liderato en la Liga y se establece como líder en solitario, con 28 puntos, tras la derrota del Atlético de Madrid en Valencia. Villa, con seis goles y la mejor media anotadora del equipo, y Alba y Adriano, con tres cada uno, son los goleadores de moda del Barça. Con permiso de Messi, claro.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad