Los futbolistas exigen 'su' pedazo del pastel televisivo para desconvocar la huelga

stop

Percibir un porcentaje del reparto de los ingresos es la principal de las seis condiciones que exige la AFE para no parar el fútbol

Víctor Malo

Javier Tebas y Luis Rubiales, acompañados de sus abogados y árbitros, reunidos en el acto de conciliación celebrado en el Servicio de Intermediación y Arbitraje (SIMA) | LFP
Javier Tebas y Luis Rubiales, acompañados de sus abogados y árbitros, reunidos en el acto de conciliación celebrado en el Servicio de Intermediación y Arbitraje (SIMA) | LFP

12 de mayo de 2015 (23:03 CET)

La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) sigue dispuesta a paralizar la Liga. Sin embargo, y tras varios días de ruido mediático, mucha gente se pregunta todavía cuál es el motivo que lleva a jugadores como Xavi Hernández e Iker Casillas –por citar tan solo dos ejemplos– a amenazar con detener la competición a falta de dos jornadas para el final. Cómo suele ocurrir en este tipo de situaciones, y aunque sorprenda, la cuestión de fondo es económica: el sindicato de jugadores exige su pedazo del pastel televisivo tras la aprobación del Real Decreto Ley del pasado 1 de mayo.

Fuentes de AFE consultadas por Diario Gol han tratado de esclarecer, de forma acelerada, los motivos que generan el descontento de los futbolistas españoles. De sus palabras, igual que de las del presidente Luis Rubiales, se desprenden dos razones de peso: 1) Obtener un porcentaje mínimo de la venta centralizada de los derechos televisivos de los clubes, aspecto que negociará la Liga de Fútbol Profesional (LFP). 2) Dar más garantías de cobro a los jugadores en caso de impagos por parte de los clubes. Aspecto éste, que la Liga se compromete a conceder en el convenio colectivo.

El desigual reparto del dinero, tercer punto de fricción

La lista de motivos expuesta por AFE prevé otras cuatro razones para ir a la huelga: 3) No se les ha tenido en cuenta para elaborar el Real Decreto y los futbolistas no están representados. 4) Piden la asignación de más dinero (0,5%) a las categorías no profesionales de Segunda B y Tercera y al fútbol femenino. 5) Consideran que el reparto de los ingresos no debería ser del 90% para los clubes de Primera y del 10% para los de Segunda, sino del 80-20%. 6) La modificación del artículo 76.3 de la Ley del Deporte, que otorga potestades sancionadoras a la Liga que, según entiende la AFE, deberían corresponder al estricto ámbito de la justicia ordinaria y no del derecho privado.

Este martes, AFE y LFP se reunieron en la sede de SIMA (Servicio de Intermediación y Arbitraje) y protagonizaron un acto de conciliación que no sirvió para resolver nada, a pesar de que Rubiales insistió en la multitudinaria rueda de prensa que convocó en un hotel de Madrid en que si se reunían sería "fácil" alcanzar un acuerdo. Tebas, que ya avisó que no cedería a "chantajes", escuchó las condiciones y dejó claro que el sindicato no recibiría dinero del acuerdo televisivo. "Para ganar dinero tienen las cuotas de sus afiliados", se defendió el abogado.

La Liga remite a AFE al convenio colectivo

A través de un comunicado, la Liga ha manifestado que considerará todas las peticiones realizadas por la AFE, pero asegura que la mayoría no forman parte de la negociación colectiva aprobada en el Real Decreto sino que se deben negociar en el convenio colectivo de los futbolistas. Tebas asegura que el dinero del reparto televisivo es solo para los clubes y que los de Segunda División han votado a favor de los porcentajes aprobados (90-10) de "forma unánime".

En cuanto a las garantías de cobro y la posibilidad de constituir un fondo mutual, la Liga dice que no tiene inconvenientes en buscar una fórmula para llevar a cabo estas posibilidades, pero que también debe ser a través del convenio colectivo de los jugadores. La única opción que contempla la Liga de modificar, en el futuro, el Real Decreto Ley afectaría a la posibilidad de destinar algo más del 0,5% a las categorías no profesionales (Segunda B y Tercera) y al fútbol femenino.

Agravio comparativo a los trabajadores

El comunicado de la LFP termina con el siguiente mensaje: "La Liga considera que no se pueden sustraer de la negociación colectiva cuestiones que son propiamente de la relación entre empresarios y trabajadores, y que su traslado a ser recogidas en una Ley supone, no solo un menoscabo a lo que es la relación laboral en España, sino también un agravio comparativo con el resto de los trabajadores de este país que nadie entendería".