Los futbolistas del FC Barcelona, cansados del método Marc Carmona

stop

Los jugadores cuestionan la renovación de la plantilla y la gestión de partido del técnico

El matrimonio Jordi Torras - Marc Carmona logró muchos títulos para el conjunto azulgrana de fútbol sala.

03 de mayo de 2015 (22:16 CET)

"Renovar desde la victoria". Fue el argumento de Marc Carmona, técnico de la sección de fútbol sala del FC Barcelona, para explicar la salida de dos jugadores como Jordi Torras y Fernandao el pasado verano. El equipo empezaba a mostrar signos de agotamiento. Había perdido frescura y el barcelonés esperaba revitalizarlo. Hoy, el Barça ha empeorado su rendimiento respecto al curso anterior y algunos de los pesos pesados del vestuario cuestionan la decisión.

El conjunto azulgrana ha perdido en 2015 las finales de la Copa de España y la UEFA Futsal Cup. Ésta última de forma agónica. Solamente la liga puede evitar cerrar un año en blanco. Para salvarlo, al término de la campaña anterior, Carmona decidió dar un giro a la plantilla e incorporar a cuatro jugadores nuevos (Batería, Ferrao, Rafa Usín y Diego a finales de 2014). Ninguno por encima de los 28 años.

Las causas del desencuentro

Excepto Batería, el jugador más desequilibrante de la plantilla, las incorporaciones no han conseguido hacer olvidar a sus predecesores. Especialmente sangrante es el caso de Rafa Usín. El internacional español ha pasado de anotar 25 goles la temporada pasada a ser un jugador residual en la escuadra azulgrana. "Para ésto, mejor habernos quedado con los que teníamos", aseguran a Diario Gol fuentes próximas al equipo. Torras y Fernandao eran futbolistas de rendimiento inmediato, mientras que los fichajes necesitan tiempo para macerarse. No lo tienen algunos de los veteranos, que ven como se escapan sus últimas oportunidades para obtener títulos.

El otro punto de fricción entre Carmona y la plantilla es la gestión de las sustituciones durante el partido. Hay jugadores que no entienden el criterio del técnico, capaz de otorgar a un futbolista los minutos decisivos de un encuentro pese haber tenido un papel marginal en el resto del partido. Incluso apuntan a que se han dado derrotas propiciadas por una mala dirección de las rotaciones. Además, algunos de los jugadores más veteranos y nuevas incorporaciones están descontentos con la falta de minutos.

La renovación continúa

En junio son tres los futbolistas que acaban contrato en el Palau Blaugrana: Ari Santos, Saad Assis y Gabriel. El primero ya ha anunciado su marcha al Dinamo de Moscú, donde se reencontrará con Fernandao. Sólo Saad parece tener asegurada la renovación, mientras que Gabriel tiene complicado entrar en los planes de Carmona. El técnico es, además, secretario técnico y tiene total autoridad en materia de fichajes. Lo mismo sucede en la sección de balonmano con Xavi Pascual.

En el pasivo, se cuenta con el retorno del canterano Marc Tolrà, actualmente en Magna Navarra. También es un secreto a voces la incorporación del joven pívot Adolfo. El colomense jugaría un año cedido en su actual club, Marfil Santa Coloma, para incorporarse a la disciplina azulgrana la temporada 2016/2017. Una medida para dotar de identidad a un conjunto que no tiene ningún jugador catalán ni surgido de las categorías inferiores en su plantilla.

Carmona prosigue con su política de rejuvenecer la plantilla con la intención de disponer de las mejores perlas españolas y brasileñas para conformar dos quintetos. Los jóvenes tolerarán mejor las singularidades de Marc Carmona y su segundo entrenador, Albert Canillas, para muchos el verdadero artífice táctico del fútbol sala azulgrana.