Los estadios de fútbol envejecen en España

stop

Ocho de los 20 clubes de Primera División remodelan sus estadios o construirán uno nuevo en los próximos años

Imagen virtual del nuevo Anoeta y obras actuales en Ipurua y Balaidos

11 de octubre de 2015 (20:00 CET)

Los campos de fútbol de Primera División envejecen. Precisan cambios urgentes para comodidad de los aficionados y necesidad de los clubes, que buscan nuevas fórmulas de explotación. Ocho de los 20 equipos de la máxima categoría cambiarán su campo. Las Palmas, Eibar y Celta están transformando ya sus casas. El Atlético y el Valencia tendrán nuevo estadio en unos años. La Real Sociedad, el Barça y el Real Madrid renovarán totalmente sus casas.

Las Palmas está cambiando la imagen de su estadio. El club insular optó por eliminar la pista de atletismo para mejorar la visibilidad de los espectadores. El estadio de Gran Canaria fue inaugurado en 2003 y muchos aficionados del equipo ya denunciaron que la nueva instalación no era funcional. Ahora, con una inversión de tres millones, Las Palmas tendrá un campo mucho más futbolero. La reforma comportará un aumento de casi 2.000 localidades. Podrá acoger a 33.000 espectadores a partir de 2016.

Anoeta, 10.000 localidades más y sin pista de atletismo

La Real Sociedad también está harta de la pista de atletismo de Anoeta. Inaugurado en 1993, los aficionados donostiarras nunca se han sentido cómodos en el actual estadio. El club proyecta ahora una profunda renovación del estadio. Eliminará los dos fondos y Anoeta tendrá una capacidad final para 42.000 espectadores. 10.000 más que actualmente. Las obras todavía no han comenzado y durarán entre tres y cuatro años. Habrá nuevos palcos y localidades VIP.

El Celta, por su parte, está cambiando la imagen de Balaidos, un vetusto campo construido en 1928 que vivió su última gran transformación antes del Mundial de 1982. El club gallego también prioriza una mejor visibilidad de sus aficionados y el nuevo estadio intenta recrear la atmósfera de los campos ingleses. Apenas aumentará su capacidad (31.000 espectadores), pero sí la comodidad. Las obras costarán 25 millones de euros y estarán finalizadas en 2017. La primera fase de la remodelación ya está casi acabada. Los aficionados estarán más cerca del campo.

El Eibar invierte 21 millones en Ipurua

Ipurua, el campo del Eibar, también está en obras desde hace un año. El club armero, por imperativo legal, tiene que ampliar la capacidad de su estadio, que alcanzará los 8.500 espectadores en 2017. La inversión para modernizar el viejo Ipurua (1947) asciende a 21 millones de euros.

Mucho más ambiciosas son las transformaciones diseñadas por los cuatro grandes clubes de la Liga. El Barça y el Real Madrid ampliarán la capacidad de sus campos, que serán más confortables. El club que preside Josep Maria Bartomeu invertirá 600 millones de euros en renovar totalmente el Camp Nou, en modificar sus accesos y en construir un nuevo Palau. En Madrid, Florentino Pérez gastará 400 millones de euros para cubrir totalmente el Bernabéu, que tendrá una capacidad máxima para 85.000 personas. El Camp Nou podrá acoger a 105.000 espectadores y el Barça calcula que ingresará 30 millones de euros más por temporada a partir de 2021.

El nuevo Mestalla, paralizado

El Valencia y el Atlético también quieren cambiar de casa para aumentar sus ingresos. El club valenciano inició en 2007 la construcción del nuevo Mestalla, cifrado en 344 millones de euros y con capacidad para 75.000 espectadores. En 2009, las obras se paralizaron por falta de dinero y el actual propietario, Peter Lim, ha rediseñado el proyecto inicial. Al final, el nuevo Mestalla costará unos 200 millones y tendrá una capacidad máxima para 61.500 espectadores. Las gradas no estarán totalmente cubiertas.

El Atlético también tiene definido el traslado del equipo a La Peineta, estadio construido en 1994 (costó 50 millones de euros) con el objetivo de acoger unos Juegos Olímpicos que, de momento, se le resisten a la capital española. A cambio, el club que preside Enrique Cerezo abandonará el Vicente Calderón, inaugurado en 1966. Fue el primer campo con todas las gradas de asiento.

Obras menores

La inauguración del nuevo estadio del Atlético ya ha sufrido varios retrasos por problemas burocráticos. La Peineta tendrá 70.000 asientos y contará con una amplia zona con localidades VIP.

Los campos más nuevos de la Liga son los del Espanyol y el Athletic, inaugurados en 2009 y 2013. Los otros clubes, en cambio, han apostado por obras menores en sus estadios. El Sevilla, por ejemplo, cambió la imagen de sus gradas durante el pasado verano. Dos años antes lo hizo el Valencia. El viejo Mestalla fue inaugurado en 1923.

El Betis, curiosamente, inició a finales del siglo XX la transformación del Benito Villamarín, pero sólo levantó dos nuevas gradas. Las otras dos quedaron paralizadas por los impagos de Manuel Ruiz de Lopera. La precaria situación económica de la entidad impide que se completen unas obras que debían convertir el estadio bético en uno de los más modernos de España.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad